Local

El último tramo del tranvía de Alcalá de Guadaíra cambiará por la polémica con Dos Hermanas

La Junta de Andalucía negocia con los dos consistorios y con la Universidad Pablo de Olavide el diseño tras haber surgido discrepancias en una obra que debió haberse adjudicado hace cinco meses

el 20 oct 2009 / 18:40 h.

TAGS:

Obras del tranvía de Alcalá de Guadaíra

Las obras del último tramo del tranvía de Alcalá de Guadaíra, para conectarlo con la línea 1 del Metro de Sevilla en la Universidad Pablo de Olavide (UPO), debían adjudicarse el pasado mes de mayo. Casi al mismo tiempo que las obras del trazado de la vecina Dos Hermanas entre la estación del suburbano en Olivar de Quintos y Casilla de los Pinos. Pero los dos proyectos siguen el aire al haber chocado estos los municipios y también la UPO en el diseño del trazado.

La Consejería de Obras Públicas está actualmente negociando a tres bandas para hallar una solución que, con toda probabilidad, conllevará un cambio sobre el trazado inicialmente previsto a su paso por el campus, de manera que en lugar del sureste, como está previsto ahora sobre el papel, pase por el norte.

La Junta de Andalucía se enfrenta ahora al dilema de mediar en una diferencia de opiniones entre los dos mayores municipios del área metropolitana, sin contar a Sevilla, y ambos gobernados por el PSOE, y que está provocando un retraso notable en una de las grandes apuestas de movilidad en la Gran Sevilla.

En concreto, el problema está en el tranvía de Alcalá de Guadaíra, que invade el término municipal de Dos Hermanas, algo de lo que esta ciudad se enteró de manera "casual", como confirmó el portavoz del equipo de gobierno, Agustín Morón, lo que impidió que el municipio pudiera alegar. "La parte de nuestro término municipal que invade tiene motivos medioambientales para su protección al haber una serie de plantas autóctonas", expuso el concejal del PSOE, quien no ocultó la "perplejidad" del gobierno local al enterarse de cómo iba al trazado. Fue cuando las empresas consultaron al Ayuntamiento de Dos Hermanas requiriéndoles planos de los distintos servicios afectados (electricidad, gas, telecomunicaciones y agua) para poder acometer las obras.

No es un asunto baladí, el no haber consultado al Ayuntamiento de Dos Hermanas , pese a estar directamente afectado, le da incluso el derecho a impugnar el proyecto, lo que no se plantean, ya que están pendientes de las negociaciones en marcha.
El diseño que Dos Hermanas propone es paralelo al río Guadaíra en este tramo, en lugar de al Canal de los Presos, que es como está dispuesto.

También afecta el trazado actual a los planes de futuro de la UPO, como ya publicó este periódico, al invadir los terrenos por los que el campus se ampliaría en un futuro y donde también crecen las plantas autóctonas. No obstante, en la UPO, igual que en el Ayuntamiento de Dos Hermanas, insisten en que están teniendo una actitud "colaboradora" para llegar a un consenso.

Pero Alcalá de Guadaíra prefería esta ruta para evitar que los usuarios tengan que bajarse del tranvía y salir de la estación para montarse en el suburbano. En cualquier caso, el propio alcalde, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE), asumió la posibilidad de que se introduzca el cambio que reclaman sus vecinos. "Estamos dispuestos a asumir que se haga lo mejor para todos", confirmó.

En este concurso público se presentaron 27 ofertas para un presupuesto de 45,36 millones de euros. El tranvía de Alcalá de Guadaíra tendrá 12,4 kilómetros, desde Montecarmelo hasta la UPO. El tramo pendiente son 4,4 kilómetros y debería estar inaugurado en 2013.

  • 1