Deportes

El único equipo que está más loco que el Betis

El Sporting de Gijón no ha sido capaz de empatar un solo partido en toda la temporada, ha sufrido más derrotas que nadie pero también ha logrado más victorias que media nómina de la Liga y tiene la peor defensa aunque ofrece uno de los juegos más vistosos del campeonato. Así es este equipo, tan extraño como el Betis... o más.

el 16 sep 2009 / 01:32 h.

El Sporting de Gijón no ha sido capaz de empatar un solo partido en toda la temporada, ha sufrido más derrotas que nadie pero también ha logrado más victorias que media nómina de la Liga y tiene la peor defensa aunque ofrece uno de los juegos más vistosos del campeonato. Así es este equipo, tan extraño como el Betis... o más.

Después de diez interminables temporadas en Segunda, el Sporting celebró su regreso a su lugar natural, la Primera División, como si fuese la primera vez que alcanzaba la élite. Es natural, no hay más que ver cómo lo festejó el Betis la última vez que cayó a la división de plata, y sólo permaneció un año allí... El calendario, sin embargo, hizo de aguafiestas y enfrentó al histórico equipo asturiano a los repechos del Tourmalet a las primeras de cambio. Consecuencia: cinco derrotas consecutivas para abrir la Liga, veinte goles en contra y tan colista que daba la impresión de que ya había un conjunto descendido. Los chicos de Manolo Preciado, en cambio, empezaron a romper quinielas a partir de ahí y empalmaron cuatro triunfos también seguidos en los que sólo recibieron tres tantos.

Sólo esas nueve primeras jornadas pueden valer para hacerse una idea más o menos aproximada de cómo funciona una escuadra que en treinta partidos no ha empatado ni siquiera uno. O gana o pierde, sin término medio. Y es así, tan extremoso, sin sentido de la moderación, porque entre defender para aguantar un resultado y atacar siempre elige la segunda opción. No es que Preciado sea Johan Cruyff precisamente, pero antes que dirigir un conjunto ramplón ha preferido no pasar desapercibido.

El problema del Sporting, como es natural, es que no tiene un Quini en su plantilla, así que tanto despliegue ofensivo sólo le ha dado para marcar 38 goles y el sacrificio, por el contrario, le cuesta a su portería el deshonor de ser la más goleada de la categoría. Cómo será la cosa que el técnico cántabro ha utilizado ya a tres porteros, pero ni así ha solucionado el problema.

La inestabilidad de este Sporting tan irregular como el Betis ha reaparecido con virulencia en la segunda vuelta, en la que apenas ha sumado nueve puntos. Sólo ha ganado seis de los 27 últimos puntos y ya ha encajado 25 goles en lo que va de segunda ronda. Junto con la del Betis son las dos peores defensas en este parcial. La diferencia es que los verdiblancos han invertido 30 millones en fichajes y los rojiblancos apenas gastaron algo en el ex bético Maldonado. Y a pesar de ello son tan parecidos que sólo hay un punto entre unos y otros.

  • 1