Local

El único testigo no reconoce a los detenidos por la huelga de Tussam

De nada ha servido la prueba que la Audiencia de Sevilla ordenó que se practicara para reconocer a los presuntos autores de los daños a los autobuses de Tussam en la huelga del pasado mes de mayo. El único testigo, un policía nacional, fue incapaz de identificar a los tres denunciados.

el 15 sep 2009 / 00:52 h.

TAGS:

De nada ha servido la prueba que la Audiencia de Sevilla ordenó que se practicara para reconocer a los presuntos autores de los daños a los autobuses de Tussam en la huelga del pasado mes de mayo. El único testigo, un policía nacional, fue incapaz de identificar a los tres denunciados.

De los ocho conductores de Tussam detenidos por la Policía Nacional el 21 de mayo de 2007 por los incidentes durante la huelga de los trabajadores, en los que varios autobuses sufrieron daños, tres fueron identificados con nombres y apellidos en el atestado policial. Además, el agente que llevó a cabo los arrestos de estos tres empleados aseguró ante el Juzgado de Instrucción número 13, encargado de la investigación, "que podría reconocer perfectamente a estas personas".

Sin embargo, el pasado 26 de febrero fue citado por la juez para proceder a una rueda de reconocimiento y fue incapaz de recordar si estas personas fueron las que identificó. Fuentes del caso, explicaron que el agente de la Policía Nacional afirmó en el Juzgado que "a la vista de tantos meses transcurridos" no ha podido reconocerlos. De esta forma, esta prueba no aclara y, por tanto, no permite asegurar que los denunciados son los responsables de los daños. Con este resultado, es muy probable que la juez vuelva a archivar el caso, pues "se trata del único testigo", señalaron las fuentes, con lo que se podría quedar sin determinar quienes fueron los autores de los hechos.

De hecho, otros cinco conductores han quedado fuera de la causa ante la falta de pruebas. No obstante, Tussam mantiene abierto expedientes laborales a los ocho conductores, pese a que contra cinco de ellos no se siguen ya actuaciones penales. Esto es uno de los motivos que ha llevado a la plantilla a convocar huelga para el Viernes de Dolores, el 28 de marzo y la semana de Feria.

Según explicó Tussam en su día, a los "rompelunas no puede salirles gratis el asunto y que sea Sevilla la que pague", alegando además que "siguen de baja". En este sentido, el presidente del comité de empresa, Antonio Núñez, señaló que "no es justo que siga abierto el expediente cuando un juez no les imputa", a lo que añadió que "si siguen de baja es por la presión que están sufriendo".

La rueda de reconocimiento se ha practicado por orden de la Audiencia Provincial de Sevilla que, en un auto, ordenaba reabrir la causa, archivada por Instrucción 13 el 20 de junio ante la imposibilidad de encontrar a los culpables. Según la Sección Primera el "juzgado instructor no practicó todas las diligencias necesarias para determinar o descartar la presunta participación" tanto en los daños, "como en un presunto delito del artículo 315.3 del Código Penal", que castiga a los que coaccionan a otras personas a iniciar o a continuar la huelga con penas de seis meses a tres años de prisión y multa de seis a doce meses.

De esta forma, consideró que, "a efectos de agotar la investigación", era necesario que se citara al policía nacional para corroborar la identificación. En el atestado policial se recogía que sobre las 6.15 horas vieron a cuatro personas "arrojando objetos contundentes al paso de los autobuses" en la Avenida de Andalucía. De estos fueron identificados tres, a los que el agente aseguró que "vio perfectamente como lanzaban piedras y escuchó los impactos". Estos daños, según las fuentes, han sido valorados por un perito judicial "en más de 24.000 euros", mientras que Tussam reclama más, "por daños a 84 vehículos".

En fiscalía. Por otro lado, la Fiscalía de Sevilla mantiene abierta las diligencias, a raíz de una denuncia de Tussam - ampliada varias veces-, por la rotura de lunas de otros vehículos con posterioridad . De momento, está a la espera de recibir más información por parte de la empresa.

  • 1