Local

El uso de armas de fuego extiende el miedo por los disturbios de París

El uso de armas de fuego de los jóvenes contra la policía en los disturbios a las afueras de París sembró el pánico en una población temerosa de que se repita la ola de violencia que asoló Francia hace sólo dos años.

el 14 sep 2009 / 20:45 h.

TAGS:

El uso de armas de fuego de los jóvenes contra la policía en los disturbios a las afueras de París sembró el pánico en una población temerosa de que se repita la ola de violencia callejera que asoló Francia hace sólo dos años. En principio, resultaron heridos anoche otros 82 policías.

Muchos de los agentes heridos, algunos de ellos de gravedad, fueron alcanzados por plomos disparados por jóvenes armados con fusiles de caza o escopetas de granalla en los enfrentamientos en Villiers-le-Bel, lugar en el que comenzaron los incidentes tras el fallecimiento de dos chicos de 15 y 16 años. Dos días después del suceso, otras cinco barriadas parisinas ven cómo arden coches y edificios -públicos y privados-.

Alcaldes, sociólogos y políticos advierten de que desde 2005 nada ha cambiado en los barrios: desempleo, exclusión y bolsas de inmigración. Con estos datos, no es de extrañar que la tensión siga igual y que los barrios sean un "polvorín" que puede saltar ante la más mínima chispa. Ese detonante fue la muerte de dos chicos de 15 y 16 años, que circulaban sin casco en su moto y que chocaron con un coche policíal.

Hace dos años, la muerte por electrocución de dos adolescentes en un barrio a las afueras de París, que se habían refugiado en un transformador eléctrico al creerse perseguidos por la policía, causó tres semanas de violencia en todo el país que llevaron a decretar el estado de emergencia.

Reunión. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, que era ministro de Interior en el conflicto de 2005, ha convocado una reunión sobre la seguridad, tras su regreso de China, con el primer ministro, François Fillon, las titulares de Interior y Justicia, y la responsable de Política de la Ciudad, Fadela Amara, que trabaja en un plan para las barriadas. Amara, de origen magrebí como los dos muchachos muertos, se reunió con las familias y dijo que Sarkozy las recibirá hoy. El jefe de Estado galo también visitará a los policías heridos -ya hubo 40 la primera noche de los disturbios- y recibirá al alcalde de la barriada de Villiers-le Bel.

Por su parte, la Fiscalía de Pontoise, que investiga el accidente que provocó la muerte de los dos jóvenes, aseguró que los primeros datos descartan la responsabilidad policial. Además, precisó que los agentes se quedaron allí hasta que llegó el servicio de emergencia, en contra de lo dicho por amigos de los fallecidos.

  • 1