domingo, 09 diciembre 2018
19:35
, última actualización
Local

El V Centenario soporta el doble de tráfico que cuando se abrió

El retraso en terminar la SE-40 condena al puente a varios años más de atascos

el 26 dic 2010 / 18:59 h.

TAGS:

Cada vez que se produce un accidente el puente se convierte en una ratonera para los coches.

El puente del V Centenario no puede más, sobre todo en hora punta. Así lo admite la propia Jefatura Provincial de Tráfico, que considera que lo único que puede evitar que se sigan produciendo los atascos del calibre actual es la entrada en servicio de la futura SE-40. El problema es que el recorte de los presupuestos para la construcción de la ronda de circunvalación metropolitana pone bastante lejano el horizonte de su entrada en servicio (los dos primeros tramos, por ejemplo, no estarán hasta 2013), lo que en la práctica implica que a la SE-30 en general, y al V Centenario muy en particular, le quedan años de atascos.


Porque técnicamente el puente no da más de sí en hora punta. La cuestión no es ninguna novedad, porque desde su apertura en 1992 el tráfico ha crecido un 88% y porque ya en 1998 (sólo seis años después de su inauguración) Tráfico reconocía que estaba "al límite de su capacidad" en los momentos de mayor concentración de vehículos. La cuestión es que eso se dijo hace 12 años, cuando por ahí circulaban del orden de 76.000 vehículos diarios de media, pero es que ahora son más de 106.000 al día, es decir, que el problema se ha complicado con 30.000 más al día.


La Jefatura Provincial de Tráfico reconoce que en la situación que se vive hoy ya ni el carril reversible es una solución en determinados momentos. "Dada la elevada intensidad de tráfico actual este tercer carril actúa ahora, más que como instrumento para incrementar la capacidad, como filtro para garantizar el funcionamiento de los enlaces adyacentes", señala en respuestas a este periódico.


¿Es el V Centenario el punto más conflictivo de la ronda SE-30 y, por tanto, de todo el cinturón de carreteras de Sevilla? Pues sí, porque aunque hay zonas de la propia ronda de circunvalación con más tráfico todavía (como la Gota de Leche), el "efecto cuello de botella que se produce siempre en uno de los dos sentidos en hora punta" lo convierte en una ratonera, especialmente "cuando existe alguna incidencia o accidente".
En cuanto a soluciones para evitar esta situación, prácticamente no las hay. Una vez desechada cualquier operación para ampliar la capacidad del puente (se llegó a barajar incluso la construcción de un segundo tablero de hormigón bajo el actual), lo único que se contempla es la llegada de la segunda ronda de circunvalación. "La futura SE-40 absorberá gran parte del tráfico de largo recorrido y sobre todo del pesado", se apunta desde Tráfico.


Este último dato tiene su trascendencia, porque el 5% de los 106.434 vehículos que de media circulan cada día por el puente son de gran tonelaje, lo que supone un tráfico pesado de más de 5.300 camiones, una cifra que se ha reducido algo en los dos últimos años como consecuencia de la caída de la actividad económica por la crisis. Esto no implica que las cifras globales de vehículos hayan caído, ya que buena parte del tráfico que soporta la SE-30 es urbano.


Y este tráfico se ha casi duplicado desde la inauguración de la ronda de circunvalación y, con ella, del puente. En concreto ha crecido un 87,8%, pasando de los 56.659 vehículos de 1993 (su primer año completo de actividad) a los 106.435 de 2009. Lo cierto es que el colapso del V Centenario siempre puede ir a peor, porque en 2005 llegaron a circular por él 115.026 vehículos al día. La mejora de la red de carreteras que lleva a Sevilla ha permitido desde entonces que parte del tráfico ya no use la SE-30, un alivio pequeño e insuficiente, porque el puente se atasca todos los días... y así seguirá durante muchos años.

  • 1