Local

El Valle de los Caídos vive su último 20-N

El Valle de los Caídos vivió su último 20-N como templo de tributo de la ultraderecha hacia Franco en una jornada que fue finalmente tranquila en parte por las precipitaciones. A la par, el PP pidió en el Congreso la ilegalización de los partidos xenófobos.

el 14 sep 2009 / 20:28 h.

TAGS:

El Valle de los Caídos vivió su último 20-N como templo de tributo de la ultraderecha hacia Franco en una jornada que fue finalmente tranquila en parte por las precipitaciones. A la par, el PP pidió en el Congreso la ilegalización de los partidos xenófobos.

La intensa lluvia que cayó sobre la capital española hizo que muchos ultraderechistas desechasen la idea de acercarse hasta el Valle de los Caídos, para conmemorar la muerte de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera, pese a que este año será el último que se celebre allí el 20-N por la aplicación de la nueva Ley de Memoria Histórica.

Pero, pese a las inclemencias del tiempo, la bandera pre constitucional ondeó por última vez en Valle de los Caídos, con la presencia de simpatizantes de la ultraderecha, que se acercaron a las tumbas del dictador, situadas al pie del mismo altar en la basílica monumental. Entre los que se acercaron estuvo Ricardo Sáenz de Ynestrillas, líder del partido de extrema derecha Alianza Nacional, que puso en duda de que sea el último 20-N que se conmemore en el Valle de los Caídos.

Homenaje. Otro lugar de la ultraderecha fue la estatua ecuestre de Franco en Santander, que vivió un acto de despedida ante la posibilidad de su retirada. Decenas de partidarios de Fuerza Nueva y Falange se reunieron allí y advirtieron de que la retirada de la estatua no acabará con Franco, porque está "en la historia" y también "en el corazón" de personas. Los presentes depositaron a los pies de la estatua sendas coronas de laurel y gritaron vivas a Franco, a España y a Cristo Rey en momentos del acto, que se cerró con los compases del Cara al Sol y el himno de España.

En Ferrol, ciudad natal del caudillo, un emblema franquista con la cruz de los caídos apareció cubierto de pintura rosa en la plaza de Amboage de la localidad, que revocará el título de hijo adoptivo a Franco, cosa que no hará, por el momento, Lugo.

No hubo ningún incidentes en la calle, lo que permitió que las miradas se dirigieran al plano político. Allí, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, se mostró crítico con el Ministerio del Interior por permitir movilizaciones "de carácter paramilitar" en Madrid y en el Valle de los Caídos coincidiendo con el aniversario de la muerte del dictador.

Por otra parte, el PP registró una proposición no de ley en el Congreso con la que persigue que el Gobierno inicie los trámites para ilegalizar a "las organizaciones que fomenten el odio, el racismo y la xenofobia y actúen contra los valores constitucionales" antes de las elecciones generales y cree una Fiscalía Especial contra la violencia por racismo.

  • 1