Local

El valor de investigar el pasado del Alcázar

El Alcázar de Sevilla fue construido a finales del siglo XI, y por concretar más, hacia el año 1090. Lo acaba de acreditar la prueba del carbono 14 -como adelantó este periódico- practicada a varias muestras tomadas del núcleo de los cimientos de las murallas del palacio.

el 16 sep 2009 / 07:34 h.

El Alcázar de Sevilla fue construido a finales del siglo XI, y por concretar más, hacia el año 1090. Lo acaba de acreditar la prueba del carbono 14 -como adelantó este periódico- practicada a varias muestras tomadas del núcleo de los cimientos de las murallas del palacio.

El carbono 14 no ha hecho sino corroborar lo que ya había avanzado el arqueólogo de cabecera del monumento, Miguel Ángel Tabales, quien lleva doce años, con el apoyo total del patronato que rige el monumento, haciendo ciencia, descubriendo los orígenes del lugar y, en consecuencia, reescribiendo su historia y con ella, la de Sevilla pese a los reproches de algunos colegas suyos que restaron credibilidad a su trabajo. La prueba practicada en el Centro Nacional de Aceleradores de la Cartuja no deja lugar a dudas.

Y le da la razón a Tabales y a su equipo. Que el Alcázar no sea más viejo y 'sólo' tenga poco más de 900 años no es descrédito alguno ni deja en mal lugar a los respetables historiadores que, décadas atrás, asentaron sus teorías sobre la base de los instrumentos que tenían, que no fueron las excavaciones, sino las interpretaciones de algunas fuentes islámicas. Antes bien, el descubrimiento de la edad auténtica del Alcázar debería ser un ejemplo del grado de conocimiento del que hoy se disfruta en un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad, por lo que requiere cuantas investigaciones hagan falta para así despejar sus incógnitas. Y eso es lo que se viene haciendo últimamente en el Patio de Banderas, donde las excavaciones han desempolvado el lugar en el que nació la ciudad, al hallarse los restos del primer asentamiento. Sólo por esto, es de agradecer el esfuerzo económico realizado por el patronato del Alcázar para conocer y divulgar mejor la historia del palacio. Aplicar las nuevas técnicas para conocer mejor nuestra historia y profundizar en nuestra identidad, lejos de polémicas tan efectistas como estériles, supone un formidable avance para Sevilla.

  • 1