Local

El Vaticano inicia una reforma integral de su estructura económica

Más de una hora y media duró la rueda de prensa, celebrada en el Aula Juan Pablo II de la Oficina de Prensa de la Santa Sede y en la que el Vaticano presentaba el nuevo «Marco económico para la Santa Sede»

el 10 jul 2014 / 11:30 h.

TAGS:

Por María José Atienza Un nuevo marco que afecta prácticamente a toda la estructura del gobierno económico vaticano, empezando por el IOR, el Instituto para las Obras de Religión, que cambia de presidente: será el francés Jean-Baptiste de Franssu quien sucederá a Ernst von Freyburg como presidente del IOR, una sucesión que ambos han querido calificar de tranquila. Sede del Instituto para las Obras de Religión, que cambia de presidente dentro de los cambios acontecidos por las reformas en la Santa Sede. / Foto: El Correo Sede del Instituto para las Obras de Religión, que cambia de presidente dentro de los cambios acontecidos por las reformas en la Santa Sede. / Foto: El Correo El Cardenal George Pell, Prefecto de la Secretaría Económica de la Santa Sede, Joseph F. X. Zahra, Secretario del Consejo para la Economía, Jean-Baptiste de Franssu, miembro del Consejo de Economía y Ernst von Freyburg fueron los encargados de dirigir esta extensa conferencia de prensa de gran interés puesto que revela el futuro económico de la Santa Sede después de un año convulso. Los cambios presentados, que afectarán a las instituciones vaticanas del Administración del Patrimonio de la Santa Sede (APSA), el fondo de pensiones, el IOR y los medios de comunicación vaticanos, responden a las recomendaciones que la Comisión referente sobre la Organización de la Estructura económico administrativa de la Santa Sede (Cosea) realizó tras el análisis de las estructuras económicas vaticanas. Unas medidas que fueron respaldadas por el Papa Francisco así como por el Consejo de Economía y el Consejo de Cardenales que se reunió con este motivo la semana pasada. El objetivo es hacer frente a las debilidades y riesgos identificados en este análisis y, al mismo tiempo, crear una plataforma para la mejora de la gestión económica en el futuro. El Cardenal Pell destacó que «el Santo Padre ha declarado que estos cambios han de ser llevados a cabo rápidamente». En esta línea, Pell anunció la creación de una Oficina de Gestión de proyectos, liderada por el australiano Danny Casey con el objetivo de implementar estos cambios, comenzado por transferir la Sección Ordinaria de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede a la Secretaria económica. Esto supone, para los gestores vaticanos «un importante paso en el control económico y la vigilancia sobre los organismos de la Santa Sede, incluidas las políticas y procedimientos relativos a la compra y la asignación adecuada de los recursos humanos». Por su parte, el Consejo de Economía ha nombrado un comité de estudio para conocer la situación del fondo de pensiones y proponer las modificaciones necesarias antes de fin de año. El Consejo de Economía reconoció que, aunque el fondo de pensiones está asegurado para una próxima generación, dicho fondo tiene que garantizar su solvencia en el futuro del mismo modo que otras naciones han revisado este sistema de pensiones. El comité técnico estará a cargo de Secretario del Consejo, Mons. Brian Ferme junto a cuatro expertos laicos, el austríaco Bernhard Kotanko, los italianos Andrea Lesca y Nino Savelli (Italia) así como Antoine de Salins, francés. EL NUEVO BANCO VATICANO. Después de la primera fase de reestructuración y tras más de dos años en el punto de mira el Instituto para las Obras de Religión, conocido como el Banco Vaticano, comienza hoy una nueva etapa bajo el mando del francés Jean -Baptiste de Franssu quien contará, en un perioo de transición con la presencia del presidente saliente, Ernst von Freyberg, para garantizar un adecuado traspaso de poderes. El nuevo presidente del IOR, Jean-Baptiste de Franssu quiso, en sus primeras palabras agradecer «la confianza del Santo Padre, los Cardenales y el Consejo de economía al otorgarme esta responsabilidad» que supone la dirección del ente financiero vaticano. De Franssu señaló que espera continuar con el «ejercicio de transparencia» puesto en marcha por el papa Francisco y destacó que hará «lo que sea necesario para responder a las expectativas que se han puesto en mí». Refiriéndose al equipo saliente del Instituto para las Obras de Religión, el que será su nuevo presidente elogió «al equipo del IOR que ha trabajado de manera extraordinaria en medio de grandes dificultades». No le espera un trabajo sencillo, aunque a diferencia de su antecesor Jean-Baptiste de Franssu se dedicará a tiempo completo a su nueva tarea. En el próximo trienio se revisarán los estatutos del IOR y se iniciará una reestructuración de las actividades en torno a tres prioridades estratégicas: Fortalecer los negocios del IOR; desplazar gradualmente la gestión del patrimonio a una nueva y central «Vatican Asset Management» (Gestión de Activos del Vaticano, VAM) con el fin de superar la duplicación de esfuerzos en este campo entre las instituciones vaticanas y, por último, concentrar las actividades del IOR sobre las asesoría financiera y sobre los servicios de pago para el clero, las congregaciones, las diócesis y los empleados laicos del Vaticano. Tanto monseñor Pell como Joseph F. X. Zahra han querido desatacar la «tranquilidad» de este periodo de transición para el IOR. Tras la conclusión de la primera fase de las reformas, impulsadas por el ya ex presidente Ernst von Freyberg se han registrado avances gracias a la adhesión a las normas internacionales; la transparencia conseguida se ha evidenciado en el segundo informe anual que ha sido completamente revisado por la consultora internacional Deloitte. Asimismo, se ha puesto en marcha un nuevo sistema de lucha contra el blanqueo de capitales y la entidad ha asegurado que se sigue haciendo todo lo posible para conformarse a la normativa vigente. La Santa Sede ha determinado además un patrón general de experta cooperación entre clero y laicos en las diversas instituciones financieras que reportarán a la Secretaría de Economía. Aunque la naturaleza exacta de esta cooperación en el gobierno del IOR está aún por determinar, los cinco miembros de la Comisión de Cardenales continuarán participando y se les unirá el cardenal Josip Bozanic de Zagreb, Croacia. Estos miembros son: los cardenales Santos Abril y Castelló, arcipreste de la basílica papal de Santa María la Mayor, Thomas Christopher Collins, arzobispo de Toronto (Canadá), Pietro Parolin, Secretario de Estado, Christoph Schönborn, arzobispo de Viena (Austria) y Jean-Louis Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Además se nombrarán seis nuevos miembros laicos para el Consejo del IOR. A él pertenecerán el presidente, Jean-Baptiste de Franssu, Clemens Boersig (Alemania), Mary Ann Glendon (EE.UU.) y Sir Michael Hintze (UK) . Monseñor Alfred Xuereb, secretario general de la Secretaría de Economía, será secretario sin derecho a voto del Consejo de la IOR. Monseñor Battista Ricca sigue siendo el Prelado del IOR. LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN TAMBIÉN A REFORMA. Uno de los puntos centrales de este cambio lo ha protagonizado el anuncio de la creación de un comité de reforma de los medios de comunicación vaticanos. El objetivo, será adecuar los medios vaticanos «las nuevas tendencias del sector, mejorar la coordinación y lograr de manera progresiva y significativa considerables ahorros financieros». Una adecuación que se centrará de manera importante en los medios digitales, teniendo en consideración los resultados positivos de iniciativas, como la PopeApp, cuya actualización y mejora fue recientemente lanzada, y la cuenta de Twitter del Santo Padre, que supera los 11 millones de seguidores. Personal del Vaticano y expertos internacionales conformarán este comité del que formará parte la profesora Leticia Soberón, consultora del Pontificio Consejo de las Comunicaciones sociales. El resto de los expertos internacionales lo conforman Lord Christopher Patten, de Reino Unido, será el presidente del comité, Gregory Erlandson (EE.UU.), Daniela Frank (Alemania), el padre Eric Salobir OP (Francia) y George Yeo (Singapur). El personal del Vaticano está formado por monseñor Paul Tighe, Secretario del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, que será el secretario de la comisión, James Ghisani, de Radio Vaticano, monseñor Carlo Maria Polvani, de la Secretaría de Estado, monseñor Lucio Adrián Ruiz, del Servicio Internet de la Santa Sede y Giovanni Maria Vian, de L'Osservatore Romano.

  • 1