Local

El Vaticano ve "parcialidad" en las noticias de los abusos

Mientras surgen más casos, la Iglesia denuncia una campaña de desgaste.

el 09 abr 2010 / 18:54 h.

TAGS:

El Papa, en una reunión sobre el escándalo con el arzobispo alemán Robert Zollitsch.

El director de la sala de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, arremetió ayer contra "el goteo de revelaciones parciales o presuntas" relacionadas con casos de pedofilia que -según él- buscan "desgastar" la credibilidad del Papa, Benedicto XVI.

Lombardi hizo estas declaraciones a través de un largo editorial publicado por Radio Vaticano, en el que afrontó el debate sobre abusos sexuales a menores que desde hace semanas está en la actualidad de la Iglesia, alimentado en parte por la publicación en medios de comunicación de todo el mundo de numerosas noticias sobre abusos cometidos por sacerdotes, religiosos y obispos.

El portavoz vaticano renovó la solidaridad de la Iglesia con el Papa Benedicto XVI, a quien definió como un "guía coherente en el camino del rigor y de la veracidad", motivo por el que "merece todo el respeto y el apoyo". "Él es un pastor a la altura para afrontar con alta rectitud y seguridad este tiempo difícil, en el que no faltan críticas e insinuaciones infundadas", añadió, insistiendo en que el Pontífice es un "testigo creíble".
Todo ello, mientras que nuevos casos de religiosos pederastas o maltratadores siguen surgiendo y dañando la imagen de la Iglesia. Así, ayer se conocieron ayer cuatro posibles casos de abusos a menores cometidos en Noruega en el seno de la Iglesia católica. El obispo Bernt Eidsvig explicó a los periodistas que dos de los casos que se conocieron tuvieron lugar en en los años 50 y los presuntos abusadores ya murieron. Otro posible abusó ocurrió en los años 90 y el supuesto sacerdote abusador ya no reside en el país. En cuanto al último caso, Eidsvig opinó que no se trata de otra cosa que rumores sin fundamento real.

El obispo prometió además abrir los "archivos secretos" e investigar personalmente la posible existencia de otros casos de abusos que todavía permanecen ocultos.
También en Alemania sigue la polémica al respecto. Ayer, una mujer de 41 años se sumó a las acusaciones de malos tratos contra el obispo de Augsburgo, Walter Mixa, que tras los primeros testimonios que le responsabilizan de abusos físicos a menores hace 30 años, aseguró que nunca empleó la violencia contra ellos. "El señor Mixa me pegó dos veces con un palo", sostuvo la mujer, que deseó mantener su anonimato en el diario Süddeutsche Zeitung.

La víctima vivió de niña entre 1975 y 1985, en un hospicio, en Schrobenhausen (sur Alemania), donde era párroco Mixa. "Debía bajarme los pantalones, doblarme sobre la bañera y recibir entonces entre cinco y siete golpes sobre el trasero. Los primeros dos días después de eso era imposible sentarse, por el dolor", apuntó la mujer, quien insistió en que Mixa acudía regularmente al hospicio, donde maltrataba a los internos. Como respuesta a estos casos, el Gobierno alemán puso ayer en marcha el servicio de asistencia a las víctimas de pederastia, a cuyo frente está Christine Bergmann, que fue ministra de la Familia con el canciller Gerhard Schröder.

Bergmann dirigirá desde ahora el servicio de asistencia al que los afectados podrán dirigirse por mail, fax y correo regular, mientras se dispone una línea telefónica que entrará en funcionamiento próximamente.

La canciller Angela Merkel nombró dos semanas atrás a Bergmann como encargada gubernamental para ese cometido y su ámbito no se limitará a los casos de pederastia en centros católicos, sino también en escuelas no confesionales y hospicios. En este contexto, el pasado jueves el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, aseguró que el Papa "ha sufrido mucho" a raíz de los casos de pederastia.

  • 1