viernes, 14 diciembre 2018
06:59
, última actualización
Deportes

El Velázquez más enérgico ha vuelto

En el Murcia se perdió cuatro jornadas por sanción y recibió nueve amonestaciones en total.

el 10 nov 2014 / 11:48 h.

BETIS 14-15 El técnico verdiblanco, Julio Velázquez, durante una sesión de entrenamiento de la primera plantilla. Foto: Manuel Gómez. Julio Velázquez fue expulsado el sábado. No del Betis, ya que la victoria frente al Barcelona B le permite sobrevivir una semana más, sino del partido en sí contra el filial azulgrana. El árbitro asturiano Pablo González Fuertes lo echó en el minuto 44 por “salir del área técnica encarándose con el banquillo rival realizando gestos y aspavientos ostensibles con la voz en alza en repetidas ocasiones”, según la explicación del colegiado en el acta. Es la primera vez que el vallisoletano sufre este contratiempo en el Betis, pero no es infrecuente que viva este tipo de sucesos. La pasada temporada, por ejemplo, fue expulsado dos veces y estuvo cuatro jornadas sin sentarse en el banquillo por sanción. Eso sí, es la primera ocasión en que es expulsado por un conflicto con el rival y no con el árbitro. El Velázquez del Betis, todo sea dicho, es un modelo de comportamiento comparado con el Velázquez del Murcia o el Velázquez del Villarreal. En el conjunto pimentonero, en la campaña 2013-14, no sólo vio dos tarjetas rojas (en sentido metafórico, porque los entrenadores son amonestados y/o expulsados verbalmente), sino que además recibió nueve amonestaciones. Una de las rojas le supuso dos jornadas de castigo. Velázquez fue expulsado por primera vez en la jornada 10ª, en el campo de Las Palmas (0-0). El andaluz Mario Melero López lo decidió así. Ya lo había amonestado en el minuto 57 y acabó echándolo en el 72 “por protestar de forma ostensible e insistentemente una decisión mía con los brazos en alto y a viva voz”, explicó en el acta. Y hubo más:“Una vez expulsado, se resistió a abandonar el área técnica, encarándose con el cuarto árbitro y sujetándolo por el brazo, diciéndole: ‘¿Por qué me expulsas?’, teniendo que ser separado por su delegado”. El incidente le valió dos partidos de suspensión. La segunda expulsión fue en la jornada 19ª en La Romareda (0-0). El árbitro fue el asturiano Pablo González Fuertes. Es decir, el mismo del pasado sábado. El motivo entonces fue una doble amarilla, en el 74’ y en el 88’, en ambos casos por el mismo motivo: “Salir reiteradamente del área técnica, habiendo sido advertido con anterioridad”. Al no producirse una expulsión directa ni ningún otro incidente, se perdió una sola jornada. En cuanto a las amonestaciones, Velázquez las recibió en la jornada 1ª (2-3 contra el Recreativo en casa), en el minuto 28 “por desaprobar con palabras y gestos” una decisión del catalán David Medie Jiménez; en la jornada 8ª (3-2 en Jaén), “por poner objeciones a una decisión” del cántabro López Arias en el 77’; en la jornada 9ª (1-0 ante el Girona en casa, minuto 32), por parte del gallego David Pérez Pallas, “por salir reiteradamente del área técnica, a pesar de habérselo advertido con anterioridad”; en la ya referida jornada 10ª, en el Estadio de Gran Canaria, “por hacer observaciones de orden técnico” a Melero López; y en la jornada 14ª, ante el Sporting en casa (1-1), “por formular observaciones de orden técnico en disconformidad” con el vasco De Burgos Bengoetxea en el 65’. Velázquez sólo necesitó 14 jornadas para ser sancionado por acumulación de amonestaciones, aunque la pena fue la mínima posible: un encuentro. Lo más llamativo, sin embargo, es que llegó un punto de la competición en el que él solo acumuló tantas expulsiones como toda la plantilla del Murcia junta... y más sanciones. En diciembre, sólo dos jugadores habían sido expulsados, Acciari en la jornada 10ª y Casto en la 15ª. El balance tendió a la normalidad a partir de enero. Velázquez no volvió a ser expulsado después de La Romareda (en cuyo banquillo no podrá sentarse el domingo) y su plantel, sin embargo, acabó la campaña con diez rojas: Álex Martínez, Alcalá y Truyols vieron dos; y Acciari, Casto, Dorca e Iván Moreno, una cada uno. El míster, por su parte, debió de recapacitar, ya que en todo lo que quedaba de curso no volvió a ser echado y sólo fue amonestado una vez más, en el minuto 74 de la jornada 32ª, en el feudo del Córdoba (1-1). El responsable fue de nuevo Medie Jiménez. “Por realizarme observaciones, de forma ostensible y reiterada tras una decisión mía”, señaló el colegiado. Fue un 'terremoto’ en Villarreal La trayectoria de Velázquez en el Murcia no fue fruto de la casualidad. Se conoce que el vallisoletano es hombre de carácter en el banquillo desde siempre, ya que en la temporada anterior (2012-13) también alcanzó un registro curioso como máximo responsable del Villarreal. Apesar de durar media temporada en el cargo, es decir, 22 jornadas, el técnico fue amonestado en siete ocasiones. Sí, siete. En la jornada 1ª, contra el Real Madrid Castilla, por protestar; en la 3ª, ante el Guadalajara, por protestar y salir del área técnica; en la 4ª, contra la Ponferradina, por salir del área técnica para dar instrucciones a los suyos; en la 6ª, ante Las Palmas, por protestar y salir del área técnica; y en la 12ª, frente al Numancia, por salir del área técnica para hacer indicaciones a sus hombres. En este momento fue sancionado por acumulación de amonestaciones. Después ya sólo le dio tiempo de ver otras dos amarillas: en la 16ª, ante el Elche, por salir de su área técnica varias veces; y en la 19ª, contra el Xerez, por protestar. En su primer año en Segunda (2011-12), entonces al frente del Villarreal B desde la jornada 19ª, Velázquez se lo tomó con mucha más calma. Apenas fue amonestado en tres ocasiones, en dos por protestar (jornadas 27ª y 38ª ante Alcoyano y Xerez, respectivamente) y en la última por salir de su área técnica (jornada 39ª, contra el Huesca).

  • 1