Local

El vertido toca la costa de EEUU y se teme un desastre ecológico

La Casa Blanca cancela temporalmente las explotaciones petrolíferas del país.

el 30 abr 2010 / 20:08 h.

TAGS:

Dos especialistas en biología trabajan para limpiar un alcatraz común manchado de petróleo debido al vertido de crudo.

Las primeras oleadas del crudo derramado en el Golfo de México comenzaron a manchar ayer los islotes exteriores del delta del río Misisipi, donde se teme un desastre ambiental.


El accidente ocurrido el 20 de abril costó la vida a 11 de los 126 trabajadores que estaban en la plataforma, y el fracaso en los esfuerzos por tapar el hoyo a más de 1.500 metros de profundidad ha permitido un escape de aproximadamente 795.000 litros diarios de crudo. La Guardia Costera de EEUU señaló ayer que vigila atentamente el avance de la "marea negra" que se cierne sobre las costas de Luisiana y podría convertirse en una amenaza directa para la costa noroeste de Florida. De hecho, el gobernador de Florida, Charlie Crist, decretó ayer el estado de emergencia.


También, el gobernador de Luisiana, Bob Jindal, declaró ayer un estado de emergencia en la región costera donde, según el diario The Times Picayune de Nueva Orleans, "el hedor del petróleo se extiende mientras aumentan los esfuerzos para impedir un desastre ambiental y de la industria". Al mismo tiempo, el presidente del país, Barack Obama, afirmó que su Gobierno "hace todo lo posible" por responder a las consecuencias y anunció que ha decidido cancelar las nuevas exploraciones petrolíferas en EEUU hasta que concluya la investigación sobre el derrame en el Golfo de México, que el Gobierno consideró el jueves como una "catástrofe nacional". "No se ha autorizado ninguna perforación adicional y no se autorizará ninguna hasta que descubramos qué pasó y si hubo algo excepcional que se pudo prevenir", afirmó ayer el asesor presidencial David Axelrod en declaraciones a la cadena ABC. Además, hizo hincapié en que no habrá perforaciones adicionales hasta que "exista una revisión adecuada de lo que sucedió y lo que se propone en otras partes".


El Servicio Meteorológico Nacional pronostica que los vientos del sudeste a unos 32 kilómetros por hora continuarán al menos hasta hoy sábado y las proyecciones de la administración nacional de Océanos y Atmósfera indican que la mancha de petróleo podría ingresar hoy en las bahías Breton y Chandeleur, unos 80 kilómetros al sudeste de Nueva Orleans. Ante esta situación, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, el secretario de Interior, Ken Salazar y la administradora de la Agencia de Protección Ambiental, Lisa Jackson, viajaron ayer a la costa del golfo para inspeccionar las operaciones. Tan sólo en Luisiana la marea negra podría afectar hasta a 400 especies animales y vegetales en las delicadas marismas costeras, según las autoridades. La mancha negra no sólo amenaza a ese estado sino que también podría alcanzar a los de Texas, Misuri, Alabama y Florida, cuyos gobernadores recibieron el jueves una llamada telefónica de alerta de parte del presidente Obama.


Según las opiniones expresadas por los expertos, el derrame de crudo podría tener efectos destructores tanto para las playas como para las marismas y los deltas, un hábitat rico en pescados pequeños y marisco, también provocará importantes daños tanto en las marismas como en la bahía de Luisiana, hábitat para los criaderos de gambas y cangrejo, que podrían verse afectados de forma irreparable si la mancha de crudo continúa avanzando.


trabajos de contención. Para evitarlo, la petrolera británica British Petroleum (BP) aseguró ayer que ha puesto en marcha la siguiente fase dentro de sus esfuerzos para contener y limpiar el crudo vertido, que incluye una "significativa ampliación de los preparativos" en la costa ante la posibilidad de que alcance el litoral. En concreto, la empresa ha aumentado los preparativos para lograr una mayor protección y esfuerzos de limpieza en las costas de Luisiana, Misisipi Alabama y Florida. Asimismo, ha creado otro nuevo puesto de mando contra el vertido de crudo, que complementará al instalado en Houma (Luisiana), en la ciudad de Mobile (Alabama), para que supervise la respuesta en las costas de ese Estado y los de Misisipi y Florida.


También confirmó que continúan los trabajos para completar las instalación de barreras de protección marina en el litoral de Estados Unidos. Así, a los 180.000 pies (54,86 kilómetros) de barreras de protección que existen actualmente en el agua, se añadirán otros 300.000 pies (91,44 kilómetros), que podrían incluso ser ampliados. Las tareas de limpieza de la marea negra en el Golfo de México que amenaza las costas de Estados Unidos podría durar hasta 90 días, según informó el pasado jueves el subsecretario de Seguridad de Estados Unidos, David Hayes.

  • 1