Deportes

"El vestuario era muy indisciplinado. Ahora es de otra forma y se nota "

El madrileño, una de las voces más autorizadas del plantel, admite haber recibido ofertas pero ninguna que le motivase "más que el Sevilla". No sabe nada de la que desveló del Nido.

el 08 sep 2012 / 20:44 h.

Álvaro Negredo, en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Álvaro Negredo no es capitán del Sevilla por casualidad. El delantero madrileño afronta su cuarta temporada en el plantel y sabe perfectamente cómo respira éste. Además, es persona de llamar a las cosas por su nombre y, sobre todo, alguien que ni se esconde ni tiene miedo al ¿qué dirán?.

-Dentro de unos días retoman la Liga y seguro que con ganas de desquitarse del 0-0 de Vallecas...

-Pues sí. Supo a poco ese punto. El equipo hizo un buen partido pero al final lo que decide es la puntería, el gol, y no estuvimos acertados. Pero el equipo está manteniendo una buena línea de trabajo y eso es importante.

-Y ahora, el Real Madrid...

-Es un partido que afrontamos de una forma positiva, sabiendo que es difícil, respetando al rival, pero sin ningún miedo. Creo que se puede hace daño al Madrid. Dependerá de la intensidad que le pongamos. No podemos dar esas facilidades que muchas veces se conceden a los equipos grandes y que te matan. Hay que estar muy concentrados.

-El inicio liguero del Real Madrid no ha sido brillante...

-Sí, ha sido irregular. Todo el mundo esperaba que tuviese más puntos, y no es así. Vamos a intentar aprovechar ese pequeño bajón, aunque igual vienen y hacen un partido buenísimo. Pero, como he dicho antes, también depende de nosotros, del ritmo de juego que le pongamos, de intentar robarles el balón, de no dejarles salir a la contra, su mayor virtud.

-También habrá ganas de revancha por la dolorosa derrota de la temporada pasada...

-Llevamos dos años recibiendo seis goles en cada partido aquí y la verdad es que eso no es bueno ni para nosotros ni para la afición. Nuestros seguidores le tienen muchas ganas a los equipos grandes y nosotros también. Queremos hacerlo bien. Esperemos que a la tercera vaya la vencida y podamos dar una alegría a la afición.

-¿Cristiano tendrá un especial deseo de reivindicarse?

-Seguramente. Es un jugador que siempre quiere más, que tiene muchas ganas de seguir creciendo incluso todavía más de lo que ya es. Pero ahí está nuestro papel de ponérselo difícil, de que no tenga sus opciones de disparo, una de sus mayores virtudes. Sabemos que será difícil pararle, pero no porque esté así, sino porque siempre lo es.

-¿Qué le parece todo lo que se ha montado con esas declaraciones del portugués diciendo que está triste?

-No sé si tendrá sus motivos o no, lo desconozco. Pero bueno, si está triste estando en el Real Madrid y siendo uno de los mejores jugadores del mundo... imagínate cómo deberíamos sentirnos el resto. Pero ya te digo: tendrá sus motivos, aunque yo en este caso no lo diría.

-Estos días juega la selección y Negredo se ha quedado fuera de la lista otra vez. ¿Le ha comentado algo Del Bosque?

-No, no he hablado nada con él. Mi única lectura es que debo seguir trabajando, hacer las cosas bien, seguir creciendo como futbolista y como persona. Haciéndolas de ese modo fui en su momento, y eso quiere decir que quizá no las estoy haciendo del todo bien. Tendré que seguir mejorando y quizá cambiar un poco para volver a convencerle.

-Sinceramente... ¿le ha sorprendido su ausencia?

-No es que te sorprenda o no. Siempre tienes la ilusión de ir. La palabra no es molestar, pero sienta mal no estar en la convocatoria. Pero si no me sintiese mal, tampoco sería bueno. Todo esto me sirve de motivación para seguir mejorando y no bajar los brazos, porque en el momento en que los bajas hay muchos competidores muy fuertes ahí.

-¿A qué nivel se encuentra? La temporada pasada terminó como un tiro, ha empezado la actual marcando goles...

-Yo me encuentro bien, aunque está claro que siempre se puede hacer más, aportar otras cosas. Pero, como dijo el seleccionador, ha llevado a otros jugadores en un estado anímico mejor que el mío. Y yo lo respeto totalmente.

-Del Nido asegura haber rechazado una oferta de 20 millones de euros por usted el día del cierre del mercado...

-La verdad es que yo no lo sabía. Me comentaron que había ofertas de clubes pero que no llegaban al dinero que se pedía. Yo no pensé tampoco en salir, estuve tranquilo todo el verano. Mi idea era seguir, a no ser que el presidente dijese lo contrario y todas las partes saliéramos beneficiadas. Mi único beneficio es el Sevilla, que es donde quiero estar.

-¿Le comentó algo sobre esa oferta de 20 millones?

-No, la verdad es que no me dijo nada. Me enteré más tarde, a través de los medios. Decirlo a toro pasado es fácil, pero yo me hubiese quedado aquí seguramente.

-¿Ha habido alguna propuesta que llamara su atención?

-Para mí, por lo que me ha llegado a través de mi representante, mejor que el Sevilla no había nada. Lo que haya salido en prensa, pues... A mí no me ha llegado. Mi idea era seguir. Mi agente me dijo que había ofertas, pero no que me motivasen.

-¿Del Málaga hubo algo cierto o realmente nada?

-Creo que ha sido más cosa de prensa que algo directamente entre los clubes. Otra cosa es que hayan preguntado, pero esto del mercado es muy raro.

-Cambiemos de tercio. En Vallecas falló un penalti y a raíz de eso han aparecido estadísticas sobre su porcentaje de acierto desde los once metros...

-Bueno, son estadísticas que salen, es lo que vende. Yo estoy tranquilo. Se fallaron ocasiones, penaltis, pero empecé la temporada haciendo goles, como tiempo atrás, y no por un partido malo voy a bajar los brazos. Las cosas hay que afrontarlas como vienen y hay que ser conscientes de que soy el responsable de lanzar los penaltis y de que unas veces entran y otras no. Tengo la estadística en mi contra, pero también son veinte penaltis y no todos fueron aquí en el Sevilla; también en el Almería. Yo tengo confianza y no voy a coger miedo a lanzarlos.

-También es verdad que sólo falla aquel que los lanza...

-Si, así es. Está claro que hay momentos de mayor o menor confianza, pero si hay un penalti y el míster quiere, seguiré tirándolos.

-¿Le ha comentado algo Míchel sobre este asunto?

-Sí, que esté tranquilo, que si hay algún penalti, pues está todo hablado y no hay problema.

-Es decir: si frente al Real Madrid hay que lanzar uno, Negredo estará ahí...
-Sí, sí.

-Hablando de delanteros. ¿Hay efectivos suficientes?

-Yo creo que con el sistema con el que jugamos, de un solo delantero, hay efectivos de sobra. Están Manu; Álex Rubio, que lo está haciendo muy bien cada vez que viene; Babá, que es un grandísimo delantero... Tampoco disputamos tantas competiciones como para tener que buscar gente para ese puesto. Estamos jugando muchos partidos con tres o cuatro mediocentros y se ha decidido ficha más gente para el centro del campo que para arriba. Si jugásemos con otro sistema, con un 4-4-2 o con un media punta, seguramente el míster lo hubiese pedido. Luego, la opinión de cada uno es la de cada uno.

-¿Qué ha cambiado respecto a todo aquello que decía Míchel sobre la disciplina en el vestuario? ¿Hay mejor ambiente? ¿Se ha empezado de cero?

-Sí, era un vestuario muy indisciplinado. No indisciplinado de mala persona, ni de nada, sino por detalles que hacen que al final un equipo no vaya bien. El míster lo ha comentado: no entrábamos al entrenamiento a la hora, venía uno tarde... eran detalles que al final el grupo lo nota. Yo lo digo muchas veces: yendo con los compañeros, haciendo una comida de grupo se hace mucho vestuario. Son detalles que el año pasado no se tenían. Incluso, cuando llegó Míchel tampoco se cambio. Él intentó cambiarlo, se enfadaba bastantes veces, pero no cambiaba. Yo creo que este año, desde el primer momento, el equipo ha reaccionado, el vestuario es de otra forma, y luego se nota también en el campo, en las ayudas de un compañero a otro... Cuando tienes ese bloque en el que que estás más unido se nota jugando también.

-Se hablaba de indisciplina pero no se sabía qué ocurría realmente. A usted no le importa reconocer las cosas como son...

Es que era más o menos eso. Detalles de esos de... a lo mejor pues en las concentraciones llegaba alguien un minuto tarde y teníamos que esperar todos por uno. Yo también he llegado alguna vez tarde, no estoy diciendo que yo haya sido un santo. Desde el primer momento Míchel ha querido cortar Míchel, y eso beneficia.

-¿Se nota para bien?

-Sí, te sientes bien porque lo haces bien. Al final es beneficio para el grupo. Nadie tiene por qué esperar para comer, para dar una charla o para empesar entrenar... Míchel no tiene por qué esperar a nadie para empezar a hablar en el entrenamiento. Se dice a las diez de la mañana en el campo y creo que este año no se ha fallado en ningún momento.

-Para finalizar: ¿Qué opina, como capitán que es, del clima que se vive entre el club y un sector de la afición?

-Es una situación difícil. El presidente tiene sus motivos, como presidente que es, para querer lo mejor para el club y los violentos no son buenos ni para el club ni para nada en esta vida. Él lo único que quiere es sacarlos de ahí y que los que no son violentos y siempre nos animan, que son mayoría, pues estén. Yo desde aquí les diría que estuvieran más calmados en lo que se refiere a eso, a la violencia. En el campo para nosotros son un apoyo importantísimo.

  • 1