martes, 11 diciembre 2018
19:17
, última actualización
Local

El veto a alcaldes en las listas al 22M desarma el mayor activo del PP-A

La incompatibilidad de cargos impide a Moreno repetir la estrategia con la que Arenas ganó en 2012

el 02 feb 2015 / 11:55 h.

TAGS:

La decisión de Susana Díaz de adelantar las autonómicas al 22 de marzo ha obligado a todas las fuerzas a elaborar a contrarreloj las listas electorales en las ocho provincias. Los candidatos deben estar inscritos antes del 15 de febrero, y algunos partidos han tenido que acelerar o regatear sus reglamentos internos para la elección del cartel electoral. IU y Podemos, por ejemplo, no tienen tiempo para llevar hasta el final sus procesos asamblearios de designación, y han optado por unas primarias exprés para la elección de candidaturas, que culmina la próxima semana. Zoido, López Gabarro, Moreno, Arenas, Bueno y Crespo El procedimiento que utilizan PSOE y PP es menos complejo, más sujeto a la jerarquía orgánica en cada provincia, pero los populares afrontan una dificultad seria que no tenían hace tres años, cuando se convirtieron en el partido más votado en la región. La ley electoral andaluza, avalada hace poco por el Tribunal Constitucional, prohibe a los alcaldes compatibilizar su cargo con el de diputado. Esto impedirá al PP-A de Juan Manuel Moreno reeditar la fórmula de éxito que utilizó su antecesor en 2012. Javier Arenas ganó aquellas elecciones andaluzas apoyándose en el peso de sus alcaldes –colocó a los más significativos encabezando el cartel electoral de sus provincias– y su estrategia de campaña se basó en interpretar las autonómicas como unas municipales a gran escala. El PSOE ha gobernado el Andalucía durante 33 años, pero el poder institucional del PP-A (y su mayor activo electoral) está en las grandes ciudades donde gobiernan. «Tenemos un problema gordo», aseguró ayer a esta redacción un dirigente provincial, que admite que «la falta de rostros conocidos y con tirón» para encabezar las listas «es una debilidad». «No estamos acostumbrados», añade. «Nuestros alcaldes tienen ahora mayoría absoluta en los principales núcleos de población, eran un valor añadido», advierte. En 2012, el PP-A venía de arrasar en las municipales del año anterior con una victoria sin precedentes. Obtuvo 300.000 votos más que el PSOE-A, y se convirtió en el partido más votado. La plataforma del PP-A en las últimas autonómicas fueron los 267 ayuntamientos que gobiernan, todas las capitales de provincia y 22 de las 25 ciudades de más de 50.000 habitantes. En conjunto, representan al 65% de la población andaluza desde los consistorios. La incompatibilidad del cargo de alcalde y diputado no prohíbe que los regidores repitan en las listas al Parlamento, pero en caso de salir elegidos, tendrían que optar entre la Alcaldía o el escaño. En septiembre del año pasado, el Constitucional tumbó un recurso del Gobierno contra la ley electoral andaluza, y avaló la incompatibilidad del cargo de alcalde y diputado. El fallo afectó a siete regidores populares que eran miembros de la Cámara: los alcaldes de Sevilla, Córdoba, Huelva, Fuengirola, Valverde del Camino (Huelva), La Mojonera (Almería) y Churriana (Granada). Estos siete municipios, donde el PP gobierna con mayoría, suman una población de 1,3 millones de personas. Liderazgo. Los populares han perdido la baza electoral de sus alcaldes en un mal momento, porque el liderazgo de Moreno, tras sólo un año como presidente, no está consolidado, y su grado de conocimiento entre los andaluces es bajísimo (inferior al 20% según varios sondeos). El adelanto electoral también ha desbaratado la estrategia para revertir ese déficit. Moreno iba a usar las municipales del 24 de mayo para darse a conocer junto a sus alcaldes en campaña. Ahora él tendrá que ser el telonero de los alcaldes después de las andaluzas, siempre que el resultado del 22M no sea desfavorable, para evitar que la imagen del líder del PP junto al candidato a añcañde reste, y no sume. Oficialmente, el partido «es un piña con Juanma, porque nos jugamos mucho». Pero también hay «preocupación», y sensación de «ir a la deriva» y «sálvese quien pueda». «Hace un año que es presidente del PP-A, no ha tenido tiempo de unir al partido. Los líderes provinciales están más arraigados que él, y ellos harán la lista de las personas que luego entrarán en el Parlamento y formarán parte de su equipo», explica un dirigente. Por de pronto, para dirigir la campaña electoral de Moreno, la junta directiva regional del PP-A eligió ayer a personas del viejo equipo de Arenas, y muy afines a él. El coordinador de campaña será su exnúmero dos y líder del partido en Cádiz, Antonio Sanz.

  • 1