Local

El veto al coche en el Centro no tiene aún fecha de aplicación

El cierre del Centro al tráfico privado, previsto en la ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas, se llevará a cabo "cuando antes y de forma progresiva", según el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín.

el 16 sep 2009 / 05:43 h.

TAGS:

R. V. / N. J.

El cierre del Centro al tráfico privado, previsto en la ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas, se llevará a cabo "cuando antes y de forma progresiva", según el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, que insistió en que se vetará el coche cuando se pueda "jurídica y técnicamente". Es decir, cuando los tribunales lo permitan y se esté en condiciones de instalar las cámaras que controlarán la entrada sólo de residentes y vehículos públicos. Con todo, el proyecto no tiene fecha.

Eso sí, ante la falta de aparcamiento y las críticas de su socio de Gobierno, IU, Sánchez Monteseirín defendió que los aparcamientos previstos se construirán porque el plan "está vivo", pese a los "problemas urbanísticos, vecinales, económicos", que reconoció que existen. Además, apuntó que no habrá parking rotatorios en el Centro para evitar el efecto llamada. Incluso recordó la "disponibilidad" del de Plaza de Armas.

La Ordenanza de Circulación de Peatones y Ciclistas depende en la actualidad de las decisiones que adopten dos instancias judiciales: el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y del Tribunal Supremo (TS). En el TSJA hay pendientes varios recursos, entre ellos el de ocho asociaciones vecinales, aunque ya se ha pronunciado en dos ocasiones y siempre en el mismo sentido. En éstas estimaba parcialmente los recursos contra la ordenanza, aunque no vetaba el cierre del Centro.

Precisamente, son estas primeras sentencias las que están recurridas por el Ayuntamiento al Supremo, que puede confirmar el fallo del TSJA o revolcarlo.

El argumento de los magistrados para anular algunos puntos de la norma municipal es que ésta contradice a la Ley de Tráfico, a la que se tiene que atener, ya que las ordenanzas son de rango inferior a una ley estatal. En este sentido, uno de los aspectos que tumba es el concepto "itinerarios ciclistas señalizados en zonas peatonales" por desvirtuar el concepto de zona peatonal de la ley, en la que se deja claro que sólo pueden acceder los peatones y no los vehículos, categoría en la que la norma estatal incluye a las bicis.

Con este mismo argumento las sentencias también anulan la posibilidad de que las bicicletas puedan aparcar en aceras, espacios reservados a los peatones, y amarradas a árboles o a elementos de inmobiliario urbano. Además, los magistrados entienden que las bicis no pueden circular por zonas peatonales, así como por aceras, andenes y paseos. Esto implica que en zonas como la calle San Fernando y la avenida de la Constitución se debería prohibir el acceso a las bicicletas. De hecho, el Ayuntamiento, pese a estar pendiente de la sentencia del Supremo, tiene en proyecto trazar itinerarios delimitados para que los ciclistas puedan cruzar el Centro, entrando por el Prado.

En este sentido, la Fiscalía de Seguridad Vial ha advertido diversas irregularidades en las ordenanzas municipales referentes a tráfico, no sólo de Sevilla, sino en todos los municipios. El fiscal delegado, Luis Carlos Rodríguez León, ha señalado que en muchos casos estas normas no se ajustan a lo que indican las leyes, por lo que ya ha advertido de ello a las administraciones implicadas para que subsanen los errores. Por otro lado, la sentencia respalda el cierre del Centro, recordando que el PGOU "prevé las restricciones de acceso de automóviles al Centro" y que éste "deja fuera de ordenación" los aparcamientos de rotación existentes dentro del Casco Histórico, que deben convertirse para residentes, como ocurrió en el de la calle Santa Ángela, que fue el primero que recurrió la ordenanza.

  • 1