jueves, 21 febrero 2019
08:27
, última actualización
Local

El viaje del Cristo a Madrid crea un cisma en Triana

El cabildo rechaza que las Tres Caídas acuda al Viacrucis.

el 06 jun 2010 / 18:55 h.

TAGS:

El Cristo de las Tres Caídas podría no ir a Madrid.
El traslado a Madrid del Cristo de las Tres Caídas de la Esperanza de Triana, para participar en el Viacrucis de la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en 2011 presididad por el Papa Benedicto XVI, ha abierto un cisma de tal calibre en la hermandad trianera que no sólo sus bases están divididas: también el órgano de gobierno de la cofradía, que la semana pasada rechazó la propuesta de su hermano mayor, Adolfo Vela, de que la imagen figure en la comitiva que tendrá lugar dentro de un año en el madrileño Paseo de Recoletos. Así lo admitió el propio Vela en declaraciones a este periódico.

El detonante de esa consulta ha sido la urgencia de los organizadores de estas jornadas, que han acuciado a la hermandad a que defina de forma clara su postura de inmediato.

El cardenal Rouco Varela quiere hacer público el próximo día 15 de junio el listado de las 14 imágenes que formarán el Viacrucis que se celebrará en Madrid el 19 de agosto de 2011. Hay 13 que ya están confirmadas, pero falta saber si haberá alguna sevillana.

En esa tesitura, el hermano mayor de la Esperanza de Triana, reacio a convocar un cabildo general sobre este asunto, al ser consciente de la divisón en la masa social que conforma la cofradía, fijó la semana pasada un cabildo de oficiales previo, para refrendar la participación en el Viacrucis.

Pero la veintena de miembros de su propia junta de gobierno rechazó el proyecto impulsado por el hermano mayor, lo que escenificó con claridad que en el seno de la Esperanza de Triana conviven dos posturas enfrentadas.

El resultado del cabildo provocó la mediación del Arzobispado de Sevilla, que ha intervenido para que hoy mismo se repita el cabildo de oficiales, en el que se tendrá que determinar si la iniciativa sigue adelante. De ser así, sería el paso previo a la convocatoria, esta vez sí, de un cabildo general extraordinario en el que todos los hermanos pudieran expresar su opinión.

En todo caso, queda claro que la invitación del congreso de la Juventud, que se hizo primero a la hermandad del Cachorro y ésta rechazó por motivos "técnicos", ha resultado ser un regalo envenenado que ha puesto a la Esperanza de Triana entre la espada y la pared.

El lucimiento de la imagen en el Viacrucis presidido por el Papa, en el que para muchos tiene que haber obligatoriamente una imagen sevillana por ser la Semana Santa más emblemática, tiene como contrapartida la oposición de una parte de la cofradía lo bastante amplia como para haber enturbiado las relaciones dentro de la hermandad.

  • 1