domingo, 24 marzo 2019
18:28
, última actualización
Local

El Virgen del Rocío baja su actividad en trasplantes y cae a niveles del año 2010

El hospital se sitúa como segundo centro andaluz con más operaciones (86) y se mantiene por encima de la media española. La alta tasa de donación andaluza sigue siendo un seguro de vida.

el 06 ago 2014 / 10:16 h.

rueda-trasplantesEl perfil del donante está cambiando fruto, y eso es una buena noticia, al descenso de muertes en carretera y por problemas cardiovasculares. Y, aunque la buena voluntad de los andaluces es elevada –ocho de cada diez se prestan a donar sus órganos– la tendencia lleva al progresivo envejecimiento del donante y, por tanto, más dificultades de cara a un trasplante. La edad media coquetea con los 60 años, ocho más que hace una década y 16 más que en 1994. Ese escollo, que la Consejería de Salud –y desde la Organización Nacional de Trasplante– se está tratando de resolver a través de la donación en asistolia o a corazón parado, que se practica en uno de cada cinco de las 138 donaciones que han propiciado 359 trasplantes en los primero seis meses del año en andalucía. El hospital Virgen del Rocío se sitúa como segundo centro andaluza en operaciones, tras el hospital Regional de Málaga. Uno de cada cuatro trasplantes se fraguan en los quirófanos del centro sevillano.Sin embargo, y pese a que en el conjunto de Andalucía mantiene las cifras, el hospital ha sufrido un ligero revés en el número de intervenciones:se practicaron 86 trasplantes, un volumen un 9,5 por ciento inferior a 2013 e igualando los niveles obtenidos en el primer semestre de hace cuatro años. Una caída que, en la práctica, son nueve menos casos menos y que no hacen saltar las alarmas, ya que depende de los donantes que haya y su perfil. En estos seis meses, desciende el número de trasplantes de riñón (de 50 a 43) y de hígado (de 39 a 33) y mejoran los trasplantes de corazón (de 6 a 10). Son datos que no frenan a Sevilla y a Andalucía en esa posición de excelencia en los trasplantes, en el que lleva ya lustros como referencia. La consejera de Salud, María José Sánchez Rubio, recordó que la tasa de donación en Andalucía se sitúa en 36,2 donantes por millón de población, el doble de la media de Europa y superior a Estados Unidos y la media española. Cifras que, destacó, son posibles «gracias a una cadena de solidaridad» que forman los donantes, sus familiares, profesionales que no dudan en aparcar sus vacaciones si les llaman del hospital para una urgencia; y la labor de policías y guardias civiles en esa labor de traslado de órganos y cuerpos. Precisamente en las «tasas históricas de donación» se detuvo el coordinador regional de trasplantes, Manuel Alonso, que recalca que no habrían sido posible sin un cambio de estrategia que «de no haber hecho nada, habría supuesto una caída en trasplantes del 20 por ciento». En esa renovación, está la donación en asistolia. El coordinador sectorial de trasplantes de Granada Jaén, José Miguel Pérez Villares, reiteró que ya se practica en el 19 por ciento, siete puntos más que la media nacional, y que se realiza en hígado o riñón y que «está a punto de empezar en pulmón» en el hospital Reina Sofía de Córdoba, que todavía no lo ha puesto en marcha por ajustes de logística y de medir los tiempos entre que llega el órgano y se puede realizar el trasplante. El 80 por ciento donaciones en asistolia pertenecen a fallecidos por paradas cardiorrespiratorias mientras que el resto son de pacientes «que habían dejado constancia en vida a sus familiares de que en determinadas condiciones no se les mantuvieran con vida con medidas artificiales». Una técnica que tiene una ventaja: un donante más joven que se ajusta a más personas que están en una lista de espera que ha descendido un 25 por ciento desde 2011.

  • 1