lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización
Local

El virus más sano del mundo

Alumnos de Primero de Bachillerato del Colegio Internacional Europa (Espartinas) y del Centro Itálica (Sevilla) ganan el IV concurso Emprendevirus, organizado por la Olavide para «inyectar el gen del emprendedor»

el 16 may 2014 / 22:30 h.

TAGS:

1º premio: ‘SyS Share Your Style’ (Colegio I. Europa). ¿Te gustaría saber que tiendas tienen los complementos que mejor van con una prenda o modelo seleccionado? ¿Te gustaría no tener dificultades a la hora de elegir que look llevar a una reunión? Éstas son las preguntas a las que Alfonso Martínez, Pablo Rodríguez, María Guevara y Luis Javier Harto dan respuesta en sus proyecto, que incluye una aplicación y red social. 1º premio: ‘SyS Share Your Style’ (Colegio I. Europa).
¿Te gustaría saber que tiendas tienen los complementos que mejor van con una prenda o modelo seleccionado? ¿Te gustaría no tener dificultades a la hora de elegir que look llevar a una reunión? Éstas son las preguntas a las que Alfonso Martínez, Pablo Rodríguez, María Guevara y Luis Javier Harto dan respuesta en sus proyecto, que incluye una aplicación y red social. Pilar y Rosalía les han inoculado a sus alumnos de Primero de Bachillerato un virus de los buenos: el que les anima a emprender, a explorar ideas nuevas, a trabajar por ellas y a llevarlas a cabo con el convencimiento de que la perseverancia da sus frutos. Y tanto, pensaron Luis Harto, María Guevara, Pablo Rodríguez y Alfonso Martínez (Colegio Internacional Europa) y Luisa Vallejo, María Peña, Reyes López y Carmen Álvarez (Centro Itálica). Los estudiantes del Europa se alzaron con el primer premio del IV concurso Emprendevirus. Inyectando el gen del emprendedor, organizado por la Universidad Pablo de Olavide, con una idea que más de un adolescente, y no tan adolescente, agradecería. SyS Share Your Style es una aplicación y red social con la que cada usuario dispondría de un armario virtual donde tendría su vestuario debidamente clasificado a través de palabras claves que definirían cada prenda en relación a aspectos como el color, clima, ocasiones para las que está indicada... Con dicha información, el programa podría recomendar diferentes looks para cada ocasión. Esta información también sería útil para que, a partir de una prenda seleccionada, el programa nos propusiera otras afines a ella, ya esté ésta en nuestro armario, en el de algún amigo o en el de una tienda. «Así, podríamos afinar mucho mejor nuestras compras, que podrían realizarse también a través de la plataforma, lo que supondría un importante ahorro de tiempo y dinero», recoge la nota en la que la Olavide comunicaba el ganador de la cuarta convocatoria de Emprendevirus. 2º premio: ‘Guardeflor’ (Centro Itálica)¿Quién no se ha ido de vacaciones sabiendo que a su vuelta va a encontrarse las plantas del balcón completamente quemadas? ¿Quién no se ha lamentado de su mala mano con las plantas? Pues Guardeflor, el proyecto de Luisa Vallejo (que no sale en la foto ya que estaba enferma el día en el que se hizo este reportaje), María Peña, Reyes López y Carmen Álvarez, es

la respuesta a este

tipo de casos.

Consiste en un centro especializado en lo relacionado con el mundo de las plantas y la botánica, en el que se incluirían, como servicios diferenciadores,

la especialización

en servicios de hospitalización y guardería de las mismas. 2º premio: ‘Guardeflor’ (Centro Itálica)
¿Quién no se ha ido de vacaciones sabiendo que a su vuelta va a encontrarse las plantas del balcón completamente quemadas? ¿Quién no se ha lamentado de su mala mano con las plantas? Pues Guardeflor, el proyecto de Luisa Vallejo (que no sale en la foto ya que estaba enferma el día en el que se hizo este reportaje), María Peña, Reyes López y Carmen Álvarez, es la respuesta a este tipo de casos. Consiste en un centro especializado en lo relacionado con el mundo de las plantas y la botánica, en el que se incluirían, como servicios diferenciadores, la especialización en servicios de hospitalización y guardería de las mismas. «Creía que no quedaban cosas por inventar, pero me he dado cuenta de que no es así», reconoce María Guevara, despojada ya del miedo escénico a hablar en público, otro de los premios que se lleva de su participación en Emprendevirus. Sus compañeros de equipo, con los que no había tenido mucha relación hasta entonces, están lanzados desde que empezaron esta aventura. «No dejamos de darle vueltas a la posibilidad de materializar esta idea», coinciden en reconocer. Y es que, al igual que las subcampeonas del concurso, alumnas del Centro Itálica, estos chavales han cambiado totalmente su percepción sobre qué es ser empresario. «Antes creía que era una persona forrada. Ahora sé que tiene que estar formado y trabajar mucho», reconoce Alfonso. María, Carmen y Luisa coinciden: «Nos creíamos que no hacían nada, pero ahora sabemos que el empresario tiene que ser organizado y constante». María, del Europa, pone el pero al debate. «Yo les digo a mis compañeros que emprender entraña muchos riesgos. Te puede salir bien o no». ¿Cuáles son, pues, las recetas de los empresarios de éxito según vuestra experiencia?, les preguntamos. Alfonso no lo duda: «No abandonar nunca tu idea». A lo que María apostilla: «Imaginación, trabajo y suerte». Pilar y Rosalía se han medido ya en Emprendevirus en dos ocasiones. Y en las dos, el Colegio Europa se ha alzado con el primer premio. Pero Rosalía, al igual que Pilar, no ansía el premio –aunque, dicho sea de paso, a nadie le amarga un dulce–. Para Rosalía, profesora también en el Colegio Buen Pastor, lo más importante es demostrarle a la sociedad que hay otra manera de enseñar: «Este tipo de experiencias sirven para dar una oportunidad a esos alumnos que, no siendo académicamente brillantes, tienen una serie de valores que la escuela en estos momentos no reconoce. Podemos estar ante los empresarios de éxito del futuro». El discurso de Rosalía –que se está pensando «seriamente» en montar una empresa con su hija, estudiante de Segundo de Ingeniería en la Universidad de Sevilla– es una rara avis dentro del ámbito educativo español. Lean: «Los profesores debemos confiar en los alumnos. A lo mejor no son brillantes académicamente, a lo mejor no son líderes... pero tienen cualidades que los hacen únicos. La escuela se ha convertido en una fábrica de uniformidad y lo que hace falta son profesores que crean de verdad que los chavales pueden llegar a donde quieran». Luisa, María, Reyes y Carmen entran todos los días en el palacio del siglo XVII donde estudian Primero de Bachillerato y se topan con el lema («Siembra sueños») que, finalmente, ha sido el leit motiv de su propuesta de empresa, Guardeflor, que apuesta por la creación de un centro especializado en el cuidado y tratamiento de plantas. «Hemos aprendido a tener paciencia, confianza, a superar nuestros miedos escénicos... ¡Me temblablan las manos cuando estaba haciendo la defensa!», explica una de las empresarias en potencia del Centro Itálica. Los campeones y subcampeones del concurso Emprendevirus tienen entre 16 y 17 años. Forman parte de esa generación a la que ciertos medios denostan y a los que una buena parte de la sociedad pone la etiqueta de ninis. Pero Luisa, María, Reyes, Carmen, Luis, María, Pablo y Alfonso no están dispuestos a que les corten las alas de su imaginación. Están dispuestos a soñar con que el futuro lo escriben ellos. Parecen dispuestos a equivocarse. María Guevara pone palabras, pronunciadas en su día por el escritor Mark Twain, a lo que pasa por las cabezas de sus compañeros: «Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa».

  • 1