El Viso y Mairena del Alcor se quedan con una sola farmacia de guardia

Ir de urgencia por medicamentos a tu farmacia de guardia y encontrarte el sitio porque se la llevaron al pueblo de al lado no es frecuente. Sin embargo les sucedió a los vecinos de Mairena del Alcor esta semana cuando entre las 22.00 horas del pasado lunes 8 y las 9.30 de la mañana siguiente precisaron de ese servicio.

el 11 feb 2010 / 20:06 h.

Farmacia de la avenida de Lepanto de Mairena del Alcor.

Los usuarios no daban crédito al comprobar que se les desviaba al establecimiento de guardia en la vecina localidad de El Viso, contrariando una tradición de toda la vida por la que cada noche de festivo y fin de semana cada pueblo abría su propia botica de guardia.

A partir de ahí, y ya metidos en harina, el segundo paso era hallar el establecimiento en cuestión entre los seis con que cuenta El Viso, algo no fácil para el mairenero medio. El tercer paso, ya en la mañana siguiente, fue protestar al Ayuntamiento como mandan los cánones, y para sorpresa de sus gestores, que no daban crédito a lo sucedido ya que, como en el caso de El Viso, Mairena tenía recurrida la medida ante la Delegación Provincial de Salud.

Cómo se llega a esta situación es harina de otro costal. El soporte principal se esconde tras un decreto de la Consejería, de finales de noviembre, que racionaliza los servicios centralizándolos en zonas urbanas próximas para abaratar costos. Según la literalidad del mismo, los núcleos urbanos de El Viso y Mairena del Alcor configuran la estructura territorial ideal para ello por cercanía y así sólo les correspondería una farmacia de guardia al no rebasar la suma de sus habitantes los 50.000.

Informados de lo que se cocía, los alcaldes de ambos pueblos dirigieron sendas misivas a Salud negándose a los cambios, por perjudiciales para sus ciudadanos en cuestión de salud. Eso ocurría a comienzos de diciembre, tras lo que Antonio Casimiro Gavira y Manuel García, primeros ediles de Mairena y El Viso del Alcor, respectivamente, confiaron tranquilos en que su intercesión frenaría los cambios. Pero no fue así.

Ahora la solución pasa por la negociación ya que, al contar la medida con cobertura legal si los cambios no llegan por esta vía tendría que ser por la del cambio normativo, algo que podría demorar la vuelta al status anterior. Por ahora la situación continúa y el asunto ha sido abordado en ambos plenos, en los que por unanimidad se pidió la vuelta a la situación de partida.

  • 1