Local

El voto en blanco pierde peso

El bipartidismo no sólo ha barrido del panorama electoral a los grupos minoritarios, también ha tenido su efecto en el voto en blanco, que el 9-M supuso el 1,06% de los sufragios emitidos (frente al 1,38% de 2004), según el analista del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) Braulio Gómez.

el 15 sep 2009 / 01:37 h.

TAGS:

El bipartidismo no sólo ha barrido del panorama electoral a los grupos minoritarios, también ha tenido su efecto en el voto en blanco, que el 9-M supuso el 1,06% de los sufragios emitidos (frente al 1,38% de 2004). El analista del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) Braulio Gómez lo explica de manera clara: "La campaña ha estado tan polarizada entre los dos grandes partidos -PSOE y PP- que quien ha hecho el esfuerzo de ir a votar, aunque no le convenciera ninguno del todo, ha preferido votar en contra del que rechazaba".

También por eso Gómez califica la participación registrada -73,65%- de "elevadísima", frente a los pronósticos de la campaña electoral que "hablaban de un 70%". El descenso de 1,4 puntos registrado con respecto a los comicios de hace cuatro años entra dentro de los márgenes normales manejados por los expertos y "no se puede interpretar como un castigo de los electores a los políticos no se puede hablar de una bajada del interés de la ciudadanía".

En las elecciones autonómicas del pasado domingo concurrieron 17 formaciones políticas, de las cuales nueve se estrenaban. Las nueve novatas sumaron en total 87.923 votos, de los cuales 52.288 correspondieron a UPyD -la formación creada por Rosa Díez- y Los Verdes, que por primera vez se presentaban en solitario. Llama la atención el caso del PAL, escisión del PP almeriense, que presentándose sólo en Almería -donde fue la tercera fuerza más votada- conquistó 14.805 votos, más de los obtenidos por Coalición Andalucista (CA) en Huelva y Jaén conjuntamente.

La tendencia al bipartidismo es explicada por Gómez por la polarización del mensaje político durante los cuatro años de legislatura. "La gente de izquierda ha querido votar al partido que tenia opciones de gobierno y el PP ha mantenido el voto de la derecha y del centro-derecha", afirma.

El analista del IESA enmarca la debacle del andalucismo en el retroceso experimentado por muchos partidos nacionalistas "perjudicados por el bipartidismo, al margen de posibles errores internos como su rechazo al Estatuto". Y sobre la supervivencia de IU en Andalucía, frente a la caída en el ámbito nacional, Gómez lo explica porque en las elecciones generales sus seguidores "han votado contra la derecha y sus votos han ido al PSOE, pero en Andalucía no existía ese peligro de que ganara la derecha e IU se ha mantenido".

  • 1