Local

El Zodiaco se tambalea

Sus vecinos denuncian la proliferación de socavones que llegan a ponerlos en peligro

el 29 ago 2011 / 18:20 h.

El actor Matthew Fox.

Pasear por las calles del barrio del Zodiaco se ha convertido en toda una experiencia de riesgo. Sus vecinos, que llevan varios años denunciando una situación que cada día va a más, se topan frecuentemente con la aparición de hundimientos en la calzada que proliferan de un modo extraño. El último de ellos, en el entorno de un parque de juegos infantiles muy frecuentado por jóvenes y mayores, ha levantado la voz de alarma de unos vecinos que ahora temen que estos socavones puedan llegar a afectar a la estabilidad de sus viviendas.

De momento, los edificios no han mostrado ningún síntoma que de pie a esta preocupación, aunque si bien sólo basta con dar un paseo por sus calles para comprobar la existencia de aceras con excesiva pendiente y un firme en muy mal estado que ya ha provocado más de un susto entre los ciudadanos. "En la plaza del parque infantil sí que ha habido muchos problemas con caídas y hundimientos que nos han llegado a preocupar", relataba Isabel Garzón, vecina de una de las viviendas de la calle Antonio Gala, muy próxima al entorno de la Carretera de Carmona.

Precisamente esta vía es uno de los exponentes de la penosa situación por la que pasa el barrio. A la altura del número ocho, el firme por el que transitan habitualmente los vehículos se muestra demasiado inestable. Son frecuentes y continuos los baches que, ante la ausencia de badenes que limiten la velocidad de los coches, ya han provocado más de un pequeño accidente por los saltos que llegan a dar. No es ésta la única señal visible en la calle. Justo en medio de la calzada se observa las señalización de las catas que la empresa Martín Casillas realizó para intentar encontrar una explicación a los hundimientos generalizados en la barriada. Unos trabajos que llegaron a confirmar a los vecinos lo "inestable" de la zona.

En el parque infantil ubicado en la Plaza del Párroco Joaquín Morón Ríos prácticamente no se habla de otra cosa estos días. Sus vecinos observan con demasiada frecuencia cómo mientras hoy se tapa un socavón, mañana aparece otro en una zona cercana. Y claro, esto ha hecho que salte la voz de alarma. "Esperemos que el hundimiento no sea un día bajo uno de los edificios y se venga entero abajo", comentaban entre sí un grupo de vecinos en el entorno del área infantil. Ellos llevan ya muchos años viviendo en el Zodiaco y han podido comprobar por sí mismos cómo "todos los políticos" han pasado por allí, les han escuchado "sólo para hacerse la foto con nosotros" y luego, tras promesas que quedaban en nada, les han dado la espalda después de las elecciones.

El presidente de la Intercomunidad, Ángel Naranjo, ya denunció hace días esta situación en el parque infantil. Justo al lado de la sede de la Comunidad de Propietarios se puede observar el hundimiento de una de las aceras, que llegan incluso a impedir el tránsito de los vecinos. Naranjo pedía "que acordonen, vallen o impidan el paso por este lugar", pero hasta ayer la zona no presentaba ningún síntoma que revelara que estas peticiones hubieran sido escuchadas. Mientras, los vecinos siguen haciendo uso de la única zona de esparcimiento con la que cuentan en el barrio, esperando "que no llegue a pasar nada importante", asegura una joven madre. "Hasta el día que no ocurra una desgracia aquí nadie nos va a tener en cuenta".

Testigo de todo ello es Ana Piñero, quien durante este mes se está encargando de las labores de limpieza en el barrio. "Aquello es un peligro. Ya te digo que yo paso todos los días y cada vez me encuentro con una sorpresa nueva", explica. Según cuenta, "lo peor llega cuando se riega la zona", momento en el que se forman grandes charcos por los desniveles que existen. Por ello, la llegada de la temporada de lluvia preocupa en demasía a los vecinos. Temen que el agua traiga más hundimientos y, con ellos, se resientan las estructuras de las viviendas. Hasta entonces sólo les queda denunciar esta situación a la espera de que los políticos se acuerden de ella, más allá de la foto baldía de cada precampaña.

  • 1