Deportes

Elogio de un punto número 13

Es el número de la mala suerte, pero para el Betis supone el final de una racha nefasta. Algo es algo.

el 05 nov 2011 / 22:30 h.

Es extraño que un empate en tu propio estadio, ante tu propia afición y sin marcar ni un solo gol sea visto como un acontecimiento positivo por ningún equipo, pero para este Betis que no paraba de perder y perder y perder (y así hasta seis veces) no hay más remedio que defender esa teoría. También suena extraño que llegar al punto número 13, el dígito de la mala suerte por excelencia, pueda ser sinónimo de buena suerte, pero para este Betis harto de contemplar el punto 12 en su clasificación tampoco hay más remedio que aceptar la idea de que el 13, por una vez en la vida, equivale al final de un infortunio. Viva el 13, por tanto, pero por favor y por el bien del Betis, que se convierta en 14 o 16 a la mayor brevedad posible, por ejemplo en dos semanas ante el conjunto más gafado de la Liga: el Villarreal. Claro, si viste de amarillo, diría Aragonés.

Más que extraño es extrañísimo ver a Joaquín Sánchez, el Joaqui, vestido de rosa, o como quiera que se llame ese infame color del segundo uniforme de este Málaga blanquiazul de toda la vida en el que ahora manda un jeque y su cantera es coordinada por Julen Guerrero, al que no se le conoce más vínculo con el club costasoleño que el hecho de residir precisamente allí, en la Costa del Sol. Muy extraño todo. Como ver al gran Joaqui enfrentarse a su Betis, aunque a fuerza de acostumbrarse... Lo que ya no resulta extraño, sino inexplicable, es oír cómo los béticos pitan a su otrora ídolo por primera vez desde que se marchó al Valencia a cambio de varios millones de euros para las arcas del Betis de Lopera. Sería para ponerle nervioso. Si no, no se entiende semejante acritud con un futbolista que, reconozcámoslo, amagó pero no dio, como si le diese reparo meter más sal en la herida por la que se desangraba su exequipo.

Es muy extraño, en definitiva, ver puntuar al Betis. Llevaba casi dos meses sin hacerlo, de ahí lo excepcional del logro. Pero para logro, y excepcional, el hallazgo de Pozuelo. Ha adelantado definitivamente a Salva Sevilla y es de lo mejor de los suyos. Bien por él y bien por la cantera del Betis, como casi siempre. Eso sí que no es nada extraño.

  • 1