Local

Emasesa impide una prevista rebaja del recibo para evitar la pérdida de ingresos

Quitará el canon de mejora y obras pero aumentará los correspondientes a depuración y vertido para compensar. La sociedad registrará pérdidas este año de un millón de euros y necesita regresar al equilibrio presupuestario.

el 17 oct 2013 / 23:36 h.

TAGS:

Contadores de agua de la empresa de abastecimiento de Sevilla, Emasesa. / Javier Díaz Contadores de agua de la empresa de abastecimiento de Sevilla, Emasesa. / Javier Díaz Si bien es cierto que el recibo del agua no subirá en 2014 su principal concepto, el del abastecimiento, Emasesa sí aplicará un incremento en otros dos de los cánones que componen la factura, el de vertido y el de depuración, para compensar así la caída de ingresos que conllevará la supresión de un tercero, el de la mejora de infraestructuras, cuyo cobro se preveía hasta 2016 pero que, al quedar este año amortizadas las obras para las que estaba destinado, ya no tenía sentido. Es decir, que en vez deproceder a una rebaja que beneficie al consumidor, se optará finalmente por los citados dos recargos. Así consta en la propuesta que se aprobará en el próximo consejo de administración, donde se recoge una revisión de las tarifas para el próximo año aunque según la empresa pública de agua –que suministra a la capital pero también a otras diez localidades del área metropolitana– los ciudadanos no sufrirán menoscabo en sus bolsillos al eliminarse el canon de mejora, obviando que éste es finalista, esto es, tiene un objetivo concreto –financiar obras y mejoras en la red–, y una vez terminado debería erradicarse, aunque en este caso la amortización se haya logrado con tres años de antelación sobre la planificación inicial. Es más, Emasesa reconoce en la documentación remitida a sus consejeros que para conseguir el “equilibrio presupuestario” deberá acometer el incremento de las tarifas por saneamiento y depuración, argumentando para ello que los gastos por ambas actividades están creciendo “de manera importante en los últimos años”. Si hablamos de la factura de un hogar, la subida del canon por vertido –se paga sí o sí– será de un promedio del 26,6 por ciento, dependiendo del consumo y del número de integrantes de la familia, si bien también se incrementa la bonificación (25,6 por ciento) por ser más eficientes. En el caso del canon de depuración el encarecimiento medio rondará el 21,3 por ciento, también en función de los parámetros anteriores, y también en la bonificación aflora un alza, en concreto del 17,4 por ciento. Para los usos industriales y comerciales, el canon de vertidos se encarece el 24,6 por ciento y el 15,3 por ciento el de depuración, mientras que para las administraciones públicas las subidas serán del 26,4 y 16,6 por ciento, respectivamente, según consta en la documentación de Emasesa. Cojamos un recibo de un hogar con tres miembros: 64,23 euros, de los que 21,01 son de abastecimiento, 16,85 de saneamiento, 3,52 de cuota fija de vertido, otros 3,52 de cuota fija de depuración, 5,23 euros de canon de depuración, 4,58 euros del canon de vertido, más 7,73 de cánones para mejoras de insfraestructuras de abastecimiento y depuración, más otro canon autonómico de 4,22 euros. El tercer tramo es donde debería producirse una rebaja, en concreto para las cuotas variables, que serían recargadas en este caso en unos 2,5 euros –cada factura es un mundo–. No sería en su totalidad eliminado el canon de obras y mejoras, sino tan sólo el correspondiente a un amplio plan de inversiones concebido en 2001 con un presupuesto de casi 100 millones de euros y que se prevía amortizar en 2016. “Esta propuesta se ha presentado a la Comisión de Sostenibilidad y Equilibrio de la que forman parte las asociaciones de consumidores y usuarios, que han apoyado expresamente la medida, e igualmente se ha presentado en la Comisión Ejecutiva y ha contado con el apoyo de la misma en la que se encuentran representados los socios (ayuntamientos) de la empresa”, indican en Emasesa. “Con esta fórmula logramos en 2014 equilibrar los presupuestos y principalmente, contener e incluso reducir el importe de la factura final de Emasesa al ciudadano”, indican. El avance de liquidación de 2013 revela para Emasesa una previsión de pérdidas de 956.377 euros, frente los 2,9 millones ganados en 2012. Para 2014, sin embargo, se pronostica un volver al resultado positivo (equilibrio), pero de sólo 241 euros, y esto únicamente sería posible encareciendo unos cánones para así compensar la retirada de otros. LAS CUENTAS Bajan los ingresos El avance de liquidación de 2013 revela para Emasesa una cifra de negocios de 121,47 millones de euros, inferior a los 122,98 millones de 2012, en un año en el que ha aumentado el gasto en personal de 48,16 a 50,71 millones. Para 2014 la previsión es de unos ingresos de 128,66 millones y un aumento en personal a 51,43 millones. Se reduce el consumo En función de la tendencia de los últimos años y fundamentalmente del año 2012 y el primer semestre de 2013 se estima una bajada del consumo a 60 hectómetros cúbicos en 2014, frente a los 60,63 de 2012 y los 63,27 de un año antes. Esta caída obedece tanto a la crisis económica como a la eficiencia, que incluye el ahorro como la mejora en las redes de abastecimiento. Desplome de inversiones La inversión prevista para 2013 era de 37 millones de euros, mientras que la presupuestada para el próximo ejercicio se estima en 13,1 millones. Eso sí, los gastos financieros, que para 2013 se cifran en 7,66 millones, se reducirán drásticamente en 2014, con 2,97 millones. Previsiones hasta 2016 Emasesa realiza una proyección se sus ingresos hasta 2016, cuando alcanzará los 134,11 millones de euros de cifra de negocio y un beneficio neto de 3,82 millones.

  • 1