Local

Emilio Carrillo dimite como edil y como delegado de Personal

El delegado de Recursos Humanos, Emilio Carrillo, acordó ayer con la dirección provincial del PSOE su dimisión como responsable de este área y su renuncia al acta de concejal, que recogerá Cristina Galán. El alcalde deberá ahora reorganizar las competencias de Personal en un momento de fuerte presión sindica

el 16 sep 2009 / 01:58 h.

TAGS:

El delegado de Recursos Humanos, Emilio Carrillo, acordó ayer con la dirección provincial del PSOE su dimisión como responsable de este área y su renuncia al acta de concejal, que recogerá Cristina Galán. El alcalde deberá ahora reorganizar las competencias de Personal en un momento de fuerte presión sindical.

Emilio Carrillo, que está a punto de cumplir diez años como concejal en el Ayuntamiento de Sevilla, formalizó ayer su renuncia al acta de edil, que se produce una vez ratificado Alfredo Sánchez Monteseirín como alcalde de Sevilla durante todo el mandato y una vez cerrada la composición del Gobierno autonómico, sin que esto haya supuesto modificaciones en el PSOE de Sevilla. Carrillo, quien se enfrentó al alcalde tras alinearse con el secretario provincial José Antonio Viera, ha justificado su renuncia -que no fue comunicada oficialmente al equipo de Gobierno hasta ayer, pese a que el viernes se trasladó a parte de la Ejecutiva Provincial del partido- por dos conflictos surgidos en el seno del Gobierno local estos días. El primero, relacionado con la seguridad del edificio municipal de Diego de Riaño, se produjo después de que Carrillo se posicionarse en contra de un informe emitido por el área de Edificios Municipales -dirigida por Joaquín Díaz, también afín a Viera- y ordenase el cierre del inmueble en contra del criterio adoptado en Junta de Gobierno.

El segundo conflicto, latente desde hace meses, gira en torno al acuerdo laboral firmado por el propio Carrillo con los sindicatos en contra del criterio de la Delegación de Hacienda y del propio alcalde. Este pacto recoge la creación de 189 puestos de trabajo, una subida salarial superior al IPC y la cobertura de todas las vacantes existentes en la plantilla municipal. Desde el principio, este acuerdo cuenta con un informe contrario de Intervención, que exige que el acuerdo se ajuste a la ley, que establece una cuota de cobertura de vacantes del 30%. De hecho, cuando se aprobó en Pleno, tras las presiones de los sindicatos y del propio Carrillo, se introdujo el matiz de que debía ajustarse a la normativa, una puntualización que fue negociada con el propio delegado de Recursos Humanos y que obligaba a modificar determinados elementos del acuerdo. Carrillo lo introdujo sin esos cambios en la Junta de Gobierno local y se encontró con un informe del secretario general del Ayuntamiento que alertaba de su ilegalidad. De ahí que fuera retirado del orden del día de una sesión a la que no asistió el propio Carrillo -que tampoco ha acudido a ninguna de las juntas de gobierno desde que es delegado de Personal y, de hecho, apenas ha hecho uso de su despacho-.

Esta situación ha generado malestar entre los sindicatos, con el que deberá lididar el sustituto de Carrillo en Personal. Se perfilan nombres como Alfonso Mir o Nieves Hernández.

  • 1