Local

Emociones en la Velá jonda

Hubo flamenco y cofradías en el pregón Manuel Melado. Y pellizco en la distinción como Trianera Adoptiva de la bailaora Matilde Coral.

el 22 jul 2014 / 00:21 h.

TAGS:

Un quejío, un cante roto, un compás a tiempo. La Banda Municipal de Sevilla inauguró ayer tarde la Velá de Triana con un original concierto de flamenco sinfónico en el que el cantaor Guillermo Cano adquirió un gran protagonismo en temas como Abre la puerta y Aroma fresco, ambas de Jesús de la Rosa, en arreglos para banda que dirigió el titular de la formación, Francisco Javier Gutiérrez Juan. La bailaora Pilar Astola acompañó además la Danza en el aire de David Hurtado. Como colofón, la Banda regaló a la audiencia El nacimiento, tema cuyo motivo principal ha servido al Ayuntamiento para promocionar la Velá. 50 minutos de música que prologaron sonoramente el pregón de Manuel Melado. «Hubo una estrella de Oriente. Yo me quedo con la Estrella que tengo cruzando el puente». Fue la soleá con la que el peluquero de las mil tareas inauguró su intervención. Iba a ser la primera de muchas, porque el pregón de Melado fue, ante todo, un recorrido por su anecdotario particular en relación con la otra orilla, también por las infinitas coplas de su puño y letra en las que Triana ha resplandecido con luz propia. Y, pese a todo, Melado comenzó confensando que nunca ha sido amigo de «quienes con desmedida exaltación minimizan el prestigio de algo que se prestigia por sí mismo», dijo en referencia al barrio. Pero hubo una inflexión, un suceso que, por pequeño que pueda parecer visto en perspectiva, reavivó el idilio del pregonero con este arrabal. Un Domingo de Ramos escuchó esa frase que tanto dicen los capataces a sus cuadrillas al llegar al puente: «Acabamos de pisar Triana». «Aquel instante» –recordó Melado– «se quedó grabado de tal forma en mi corazón que sobre la marcha me paré y compuse:‘Cuando nace la mañana y se encuentra en su capilla, sigue soñando Sevilla con su Estrella de Triana’», rememoró con los primeros indicios de emoción asomando a su rostro. Sevilla, 21/07/2014 Vela de Triana, ambiente .Foto: Carlos HernandezLas referencias a terceras personas fueron constantes en la intervención de este singular cronista hispalense: «Ahora comprendo al orfebre Antonio María de Celis cuando escribió aquello de ‘en Triana yo nací y casi nunca lo digo, no me gusta presumir’», clamó despertando los primeros y más rotundos aplausos de la noche. Melado insistió en que «las crónicas de Triana están en los libros, pero también las exaltaciones, porque este lugar da millones de argumentos para alabarlo». Pronto, el que fuera speaker del Real Betis durante 17 años, abrazó la Semana Santa. «Todos los que cruzan uno de sus puentes pueden disfrutar de sus fiestas y costumbres: su Semana Santa, su Hermandad del Rocío, su Corpus íntimo y vecinal y su centenaria Velá, que ofrece en el estío una prolongación del baile y el cante en la orilla esmeralda de Triana». Llegó la Esperanza, San Gonzalo y el Cachorro y llegó el amor, divino y mundano, «que yo quiero cruzar el río para bailar sevillanas y regresar por la mañana, que no es frecuente tanta alegría Sevilla mía cruzando un puente». El capítulo dedicado a los galardonados de la Velá 2014 adquirió especial relevancia anoche con la primera distinción de Hija Adoptiva de Triana otorgada a la veterana bailaora Matilde Coral, quien recibió entre lágrimas el título y se arrancó a bailar una sevillana llena de arte, sólo con sus brazos, y con el cante de Carlos y Mario Ruiz, dos de los Cantores de Híspalis premiados como Trianeros del Año, que minutos antes habían agradecido el respaldo con un singular aserto:«Bendita sea Santa Ana por criarme con la leche de los pechos de Triana». «En días como hoy Triana se reencuentra consigo misma, demuestra su autenticidad y su tremenda personalidad», pronunció el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, en la intervención que clausuró el acto. En la misma, recordó a Alberto Jiménez Becerrill, trianero de adopción. Y protagonizó espontáneamente un instante simpáticamente emotivo cuando, al referirse a Anselma Jiménez LaAnselma, también galardonada ayer, ésta se acercó al micrófono para restar importancia a su enfermedad:«Gracias, gracias, pero no estoy tan mala eh, sólo algo más delgadita porque he metido los kilos en un plazo fijo», aseguró poniendo al público en pie. La gala, que fue conducida en su tercio final por Isabel Fayos, llevó al regidor, también al portavoz municipal socialista, Juan Espadas, a repartir constantes premios. Los que fueron a parar al cantaor ilicitano Jesús Heredia, la Banda Municipal de Sevilla y la bailaora Pepa Montes. También a Manuel Márquez Barrerá Márquez el Zapatero, todos ellos junto con La Anselma, Trianeros Adoptivos. El arquitecto José María Jiménez Ramón, el joven actor Leonardo Aguilar y los citados hermanos Ruiz de Cantores de Híspalis fueron Trianeros del Año.Finalmente, Rafael Astola, Manuel Marín, Pepa Coral, María Luisa Murillo Taravillo, el AmbulatorioCarmen Laffón y la Banda de Cornetas y Tambores de las Tres Caídas resultaron ser los Trianeros de Honor.

  • 1