Local

Empleo público

La estructura del empleo público en España ha experimentado importantes cambios desde el restablecimiento de la democracia, y el motor decisivo para ello ha sido el reordenamiento de la administración regional a partir de la aparición de las Comunidades Autónomas...

el 15 sep 2009 / 09:29 h.

La estructura del empleo público en España ha experimentado importantes cambios desde el restablecimiento de la democracia, y el motor decisivo para ello ha sido el reordenamiento de la administración regional a partir de la aparición de las Comunidades Autónomas (CCAA en adelante), que han ido asumiendo de manera progresiva, aunque a diferentes velocidades, competencias estatales.

Así pues, la coincidencia de los procesos de transición democrática y de descentralización administrativa hacía suponer un giro decisivo en el desarrollo de la función pública en España. La información sobre el número de efectivos ocupados por las distintas Comunidades y Ciudades Autónomas contenida en el Boletín Estadístico del personal al servicio de las Administraciones Públicas, pone de relieve como en el año 2007 el conjunto de gobiernos regionales empleaban a 1.260.000 personas.

Andalucía acapara 251.000 de esos empleados autonómicos, seguida de Madrid (148.000), Cataluña (147.000) y de la Comunidad Valenciana (124.000). Así, Andalucía absorbe casi el 20% de este tipo de empleados (19,92%), Madrid el 17,8% y Cataluña el 11,7%. En cuanto a la importancia relativa que el empleo generado por los distintos gobiernos regionales representa sobre las poblaciones activas de cada una de ellas, se aprecia como el empleo público de las CCAA en 2006 representa el 5,67% como media nacional, y que este valor ha crecido significativamente desde 2001 (5,17%).

El recorrido de esta magnitud oscila entre el 9,78% de Extremadura y el 3,77% de Cataluña. Las Comunidades con mayores tasas son Extremadura, las dos Castillas, Navarra y Asturias. Las que la tienen más reducida son Cataluña, Baleares, Madrid y Comunidad Valenciana. En Andalucía los empleados públicos autonómicos representan el 6,85%.

Por otra parte, si ponemos en relación el gasto público en personal autonómico con el número de empleados públicos de la misma administración podemos aproximar de una manera simple la eficiencia con que se emplea el dinero dedicado a este factor productivo. En definitiva, esta medida nos dará una idea sencilla del nivel retributivo medio de los empleados públicos regionales.

A este respecto nos encontramos con los siguientes datos. En el año 2007 el gasto autonómico medio en personal por empleado fue de 37.268 euros, tras una elevación de más de 8.000 euros desde la entrada en vigor del último modelo de financiación autonómica. Hay dos Comunidades en las cuáles la retribución media por empleado aparenta ser mucho más reducida que en las restantes, se trata de Murcia, con 20.645 euros y el País Vasco con 28.665 euros.

La siguiente región con menor gasto medio de personal es Andalucía con 35.096 euros, y le siguen Extremadura, Comunidad Valenciana y Castilla y León. En el otro extremo se sitúa Navarra que con 49.366 euros es la Comunidad con mayor retribución media, seguida de Cataluña (44.039), Aragón (44.021) y Baleares (42.422). Desde el año 2002 los mayores aumentos en esta ratio se han producido en Baleares (21.317 euros de aumento), Aragón (15.740), Navarra (15.224) y Cataluña (13.067).

Como se puede apreciar las diferencias territoriales en cuanto a la eficiencia, medida de esta manera, son bastante notables y parecen no venir explicadas exclusivamente por el diferencial en el coste de la vida en las distintas regiones.

Catedrático de Hacienda Pública

jsanchezm@uma.es

  • 1