sábado, 15 diciembre 2018
22:35
, última actualización
Local

Empollón, puedes ser millonario

Ocho estudiantes de la hispalense lanzan ‘Wuolah’, una plataforma donde los apuntes dan dinero.

el 06 ene 2015 / 12:43 h.

TAGS:

bin_33697323_con_16615959Llega un día en la vida de todo estudiante, o de la inmensa mayoría, en el que por causas ajenas, uno se pone enfermo o una fuerza sobrehumana le impide abandonar a tiempo la cafetería donde anda arreglando el mundo con algún compañero visionario y no llega justo a la clase donde explican cómo será el examen, las claves de un trabajo o justo el tema fundamental que permite aprobar (o sacar nota incluso). Has faltado al día D a la hora H. Sí, eso pasa. Y también ocurre que cuando ese apesadumbrado estudiante pide, afligido, a alguno de los que ha asistido el contenido en cuestión obtiene un ya si eso por respuesta y se queda compuesto y sin apuntes. Esto, justo esto, le sucedió hace un tiempo a Jaime Quintero, uno de los ocho jóvenes estudiantes que hace tan solo dos meses lanzaron Wuolah. Una plataforma donde los universitarios pueden compartir sus apuntes y obtener dinero por ellos. «Somos un grupo multidisciplinar. Hay ingenieros, abogados, licenciados en turismo... nos dimos cuenta de que había una necesidad y hace un año ya que trabajamos en el proyecto», cuenta Enrique Ruiz, uno de los socios. ¿En qué consiste Wuolah? Muy sencillo. Si tienes unos apuntes, ejercicios resueltos o exámenes de cualquier asignatura que se imparta en la universidad, solo tienes que registrarte y estás listo para subir los archivos, que se aceptan en varios formatos, aunque recomiendan el PDF. Cada descarga, que es totalmente gratuita, que se haga de ellos le reporta al autor de los apuntes entre 15 y 20 céntimos de beneficio y cuando tienen una cuantía determinada, actualmente entorno a los 20 euros, se puede solicitar el abono del dinero. «En este tiempo hay algún usuario que tiene más de 70 euros, incluso hay algún caso de un recién licenciado que ha subido todos los apuntes que tenía de la carrera», relata Ruiz. Además, existe un sistema de votos. Es decir, al descargar los apuntes puedes valorarlos positiva (wuolah) o negativamente (basura). Esto determinará también la posición en la que aparezcan los contenidos a los usuarios. Algo que no es moco de pavo pues, los universitarios que quieran buscar algo de su grado, se encontrarán que en menos de dos meses ya hay más de 30.000 archivos subidos. Si bien es verdad que están muy bien organizados. Al iniciar la sesión se selecciona la Universidad, Facultad, Grado, especialidad y curso y dentro de cada uno las asignaturas están separadas por carpetas. Si a estas alturas alguien se pregunta por la clave para que los que comparten ganen dinero y los que descargan lo hagan gratis, es muy sencilla: la publicidad. En Wuolah barajan tres opciones. Una en web, que aparece cuando el usuario va a descargar el contenido. Y dos en papel. La primera es algo más discreta y se incluye como un pie de página (Footer) y la segunda es  más invasiva pues hace una especie de L en la página de los apuntes. Ruiz insiste en que no se hace pesada para el usuario pues «se inserta cada cinco o seis páginas» y que, además, «suele ser de empresas que pueden interesar a los estudiantes». Pues, si en algo se destaca Wuolah es porque permite a los anunciantes «seleccionar muy bien a su público objetivo». Es decir, en esta plataforma, donde se anuncian desde pequeñas tiendas de bocatas hasta cadenas de más envergadura, es posible aparecer tan solo en los apuntes de los universitarios que le interesen al cliente. «Si tu negocio está en la zona de Viapol, por ejemplo, la publicidad no aparecerá en los apuntes de las carreras de la UPO si no en Económicas, Derecho o Educación», cuenta Ruiz. Pero Wuolah es mucho más. «Tratamos de que sea una comunidad». Por ello, además de compartir contenidos, hay un blog donde publican entradas cada uno o dos días en los que se dan consejos, hay un chat, hacen concursos... «Nuestro objetivo es ser la plataforma de los estudiantes, así que estamos atentos a lo que quieren y nos vamos adaptando a sus necesidades», apunta.

  • 1