Local

Empresarias que rompen el techo de cristal

El programa Servaem del IAM facilita asesoramiento a la mujeres que quieran crear su propia firma.

el 09 feb 2010 / 20:33 h.

TAGS:

En los últimos diez años, la iniciativa empresarial de la mujer andaluza se ha incrementado en un 81%, un proceso en el que ha ayudado el Servaem (Servicio de asesoramiento a empresarias y emprendedoras), una herramienta del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) que desde su creación ha ayudado a 3.703 empresarias. Ahora, 1.168 mujeres con empresas o que están iniciando un negocio pertenecen además a la Red de Cooperación de Emprendedoras, cuyo fin es promover el intercambio y fomentar nuevos proyectos empresariales. La directora del IAM, Soledad Pérez, y la Directora General de Economía Social y Emprendedores, Ana Barbeito, hicieron ayer balance de las ayudas a las mujeres andaluzas en la creación de sus propias empresas, un empeño con resultado desigual, ya que un hombre "tiene un 40% más de oportunidades consolidar su empresa que una mujer".Entre 30 y 40 años, con titulación universitaria, buena cualificación técnica, con responsabilidades familiares y con experiencia laboral previa. Así es el perfil de la emprendedora andaluza que acude a estos programas en busca de asesoramiento.

No sólo el perfil de la mujer emprendedora es parecido, las empresas que crean también son similares: pequeñas, con poco personal asalariado y orientadas al sector servicios, generalmente, comercio o cuidado de personas dependientes. Pérez, en una intervención previa a la reunión con el personal técnico de la Red de Cooperación de Emprendedoras, apuntó que "la mujer suele apostar por sectores más feminizados y no accede tanto a sectores tecnológicos, los más competitivos del mercado".

Desde 2008 se han iniciado 449 planes para la creación de empresas, de los cuales el 82,96% están en fase de desarrollo o terminados, lo que ha permitido la creación de 110 empresas en toda Andalucía.Además, según Barbeito, la mujer suele trabajar en empresas autónomas o cooperativas porque "aunque hemos vencido la resistencia de crear nuestra propia empresa, no lo hace por oportunidad" debido a que "cuando una mujer emprende un negocio, lo hace por la necesidad de autoemplearse, decide lanzarse poniendo su patrimonio en juego".

  • 1