sábado, 16 febrero 2019
20:02
, última actualización
Economía

Empresarios del arco iris

La asociación Asemgal trata de impulsar el sector turístico gay en Andalucía

el 19 jun 2010 / 20:35 h.

Javi Benítez, presidente de Asemgal y propietario de un local de ambiente gay.

El turismo gay asoma la cabeza, pero no ha escapado de la crisis. El ocio entre la comunidad homosexual repunta por ser éste uno de los colectivos con mayor poder adquisitivo. Con el fin de impulsar este nicho del mercado en Sevilla y en Andalucía, se ha gestado la Asociación Empresarial de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales, bajo las siglas Asemgal. Sus principales socios, locales de ocio nocturno.

Asemgal surgió para organizar el Día del Orgullo Gay en Sevilla, cuya primera edición, la de 2009, concentró en la capital a 40.000 personas y reforzó así su condición de tercera ciudad en el ranking de las urbes gays españolas, tras Madrid y Barcelona.

"Desde la LGTB (Asociación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) nacional se demandó una organización directa por parte de las empresas sevillanas para coordinar el evento", apunta Javi Benítez, presidente de Asemgal y propietario del bar Men To Men, quien asevera que "el Orgullo Gay del Sur en Sevilla fue todo un éxito, sorprendiéndonos por el carácter tan tradicional de la ciudad".

Las empresas asociadas actualmente a Asemgal son Egoísta, Poseidón, Sacha, Sala Tábata, Noveccento, Men To Men y Bar Bohemia. Entre sus primeras iniciativas, una web que empezará a funcionar después del 26 de junio (Día del Orgullo) con el objetivo de promocionar el turismo de ambiente de Andalucía. Como proyecto inminente, fomentar las terrazas de verano en los locales gays.

Asemgal trata de proyectar a nivel regional un modelo turístico en auge. Según Turespaña, la comunidad gay del país -supone el 7,5% de la población con un poder adquisitivo de 72.000 millones de euros, indican los cálculos del colectivo- revela un mayor control del tiempo libre, así como mayor curiosidad por conocer otras culturas.

Los gays dedicarían hasta el 46% de su presupuesto a ocio, turismo y moda, con un gasto medio diario en sus viajes de 150 euros, un 30% más que el resto de los turistas.
A este respecto, Benítez destaca el interés que las empresas y administraciones muestran ahora por atraer al público gay como punta de lanza para un turismo de capa caída, "algo que molesta a muchos" por la "falta de valores para la normalización de este colectivo".

Sin embargo, agrega, "hablamos en términos empresariales; hay una oferta y una demanda, y cuando montas un negocio piensas en los beneficios".

Los empresarios encuentran en Asemgal su plataforma para "fortalecer la negociación colectiva, plantear conflictos de trabajo, el diálogo social y la participación institucional en los organismos públicos de las administraciones laborales". Si bien Benítez admite que en el plano empresarial no existe discriminación, queda mucho por hacer, "sobre todo en el terreno de las lesbianas y transexuales, quienes tienen muy mermados sus derechos laborales".

Abierta a empresarios no sólo de índole homosexual, Asemgal quiere llegar a los negocios que se declaran gay-friendly o "aquellas empresas que no son reacias a que una pareja gay entre en su local y se bese", según explica el presidente de los empresarios del arco iris, la bandera gay.

  • 1