Local

Emvisesa frena las obras de mil VPO y deja en el aire un millar de empleos

Urbanismo se expone a pagar 70.000 euros al día por paralizar 10 promociones y 4 centros sociales.

el 04 nov 2011 / 13:58 h.

TAGS:

Uno de los bloques de viviendas de protección oficial paralizados que construye Emvisesa en Sevilla Este.

Las obras de 10 promociones con un total de 1.046 viviendas de protección oficial y cuatro centros de servicios sociales llevan paralizadas una semana tras el despido de cuatro aparejadores de Emvisesa, lo que deja en el aire los puestos de trabajo de 980 operarios, algunos de los cuales ya han sido despedidos, según dio a conocer ayer el portavoz municipal del PSOE, Juan Espadas.

El frenazo puede costar unos 70.000 euros diarios en indemnizaciones a las 12 constructoras afectadas; y dado que harán falta al menos 20 días para subsanarlo, el coste será de al menos 1,4 millones de euros, a los que habrá que sumar 500.000 en nuevos seguros de responsabilidad civil.

Así lo concretó un representante legal de los aparejadores despedidos, que precisó que éstos han demandado a Emvisesa, primero porque llevan años trabajando en la empresa como falsos autónomos, por lo que han pedido ser considerados personal laboral; y tras su despido están elaborando otra demanda por despido nulo, ya que son la sección sindical de UGT en Emvisesa y candidatos a las inminentes elecciones al comité de empresa.

Espadas calificó ayer de "inconcebible e irresponsable", dada la tasa de paro y la crisis económica, "paralizar sin tener en cuenta el quebranto económico" que supone tanto para las constructoras subcontratadas como para el consistorio, y reclamó el cese del gerente de Emvisesa, alegando que "se lo ha ganado a pulso".

El portavoz socialista detalló que el despido de los aparejadores, anunciado antes del verano y hecho efectivo el viernes pasado, obligó a Emvisesa a paralizar todas las obras que tenía en marcha porque de ellos dependía la dirección facultativa de los trabajos. Esta decisión fue comunicada el mismo viernes por fax a las subcontratas, que ya han comenzado a prescindir de trabajadores, puesto que no se sabe cuándo se reanudarán las obras.

Espadas, que ha considerado "legítima" la decisión de despedir a los aparejadores "pese a que no son la dirección política de Emvisesa, sino la dirección facultativa", sí ha insistido en el grave daño económico que supondrá haberlo hecho sin prever que eso paralizaría todas las obras de Emvisesa, que suponen "el 50% de la obra viva" en Sevilla.

Las promociones afectadas se encuentran en la Avenida de Andalucía (66 viviendas), Campo de los Mártires en Nervión (105), las calles Albérchigo (52) y Torrelaguna (52) de Torreblanca, El Porvenir (245), San Luis (25 viviendas y talleres), Sevilla Este (dos promociones de 134 y 147 viviendas y otra de 32 alojamientos protegidos en la calle Flore de Papel) y Nuevo Amate (220). También se han parado las obras de los centros de servicios sociales comunitarios de Bellavista, San Pablo, Norte y Este.

Espadas anunció que el PSOE reclamó información sobre la paralización el viernes 28 al gerente, Alberto de Leopoldo, pero al no recibir respuesta decidió darla a conocer. Los miembros del consejo de administración de esta empresa municipal tampoco han sido informados. "Ésta es la transparencia de la que hablaba el Partido Popular", ironizó Espadas, que señaló que "además de permitir que la oposición se siente en los consejos de administración hay que convocarlos, si se quiere ser transparente". El portavoz socialista exigió una respuesta inmediata del alcalde y, en caso de ser una decisión tomada por el gerente por su cuenta, su cese inmediato.

El portavoz del Gobierno, Francisco Pérez, se limitó a precisar en un comunicado que el cese de los aparejadores se debió a que se encontraban en una "situación irregular" heredada del Gobierno anterior, sin dar detalles, y los culpó por no aceptar la forma de regularizar sus contratos ofrecida por el Consistorio.


  • 1