sábado, 15 diciembre 2018
05:12
, última actualización
Cultura

En busca de la esencia del teatro

Juan Carlos Rubio dirige a Kiti Mánver y Dani Muriel en ‘Las heridas del viento’, un montaje «desnudo» donde la veterana actriz se mete en la piel de un varón maduro

el 09 ene 2015 / 14:00 h.

  Mánver y Muriel, ayer en el Teatro Lope de Vega. Foto: José Luis Montero Mánver y Muriel, ayer en el Teatro Lope de Vega. Foto: José Luis Montero El teatro Lope de Vega acogió ayer y volverá a hacerlo hoy (20.30 horas) sendas funciones de Las heridas del viento, un montaje escrito y dirigido por Juan Carlos Rubio que cuenta como protagonistas con la veterana actriz Kiti Mánver y el joven Dani Muriel. La obra cuenta asimismo con la producción de la empresa sevillana Tal y Cual. Según recordó ayer Juan Carlos Rubio en rueda de prensa, esta obra fue estrenada en el año 2005 en Miami, realizada por actores hispanos, y de hecho cerró su gira en el propio Lope de Vega, en 2008. «Luego se ha visto en Grecia, en Argentina, en México, hasta que pensé que me apetecía dirigirla. Tenía que buscar a alguien para encarnar a un joven complicado, y pensé de inmediato en Dani, que es un actor increíble. Luego busqué a alguien para hacer de ese hombre mayor, cargado de dolor e ironía. Como Kiti y yo hemos hecho cinco obras juntos y es una actriz extraordinaria, se lo ofrecí». El dramaturgo y director agregó que «lo que me apetecía era una propuesta muy desnuda, con dos actores, un texto, cuatro focos y ningún objeto, salvo unas cartas. La esencia de lo que para mí es el teatro», dijo. «Algo que pudiera funcionar igual en una sala para 20 personas que en este Lope de Vega». «Después de muchos años de profesión, es una locura poder ponerte en un sitio tan incómodo, y a la vez tan bueno y tan rico para la creatividad, como este papel», aseguró Mánver, quien se mostró «muy contenta de volver a Sevilla, donde me hicieron el primer homenaje ya de carrozona, y dejé claro que no me retiraba», comentó. Sobre su personaje en Las heridas del viento, afirmó que se trata de «un hombre mayor que yo, que funciona con la cabeza y con la lengua. Puntilloso, suelta verdades como puños, pero de una forma muy recogida. Es muy afeminado pero trata de que no se note. Lo que más me ha comentado la gente es que les recuerda a algún profesor que tenían en el colegio. En cierto modo, es una propuesta más anglosajona que latina». La actriz aseguró que la obra se mueve en registros muy diferentes, que van de lo cómico a lo dramático. «El público quiere reír, desde luego, y aquí hay chistes e ironías. Pero también quiere llorar, necesita emocionarse y nos lo agradece en cada sitio que vamos». Y la primera emocionada es ella, ya que, enfatiza, «de pronto me he visto con la posibilidad de experimentar cosas nuevas, como cuando tenía 15 años. Ha sido un regalo». «Que venga la gente, le va a fascinar la propuesta. Es un viaje», señaló su compañero Dani Muriel, conocido por su trabajo en montajes recientes como Los miércoles no existen o La monja alférez. El precio de las entradas va de 4 a 21 euros.

  • 1