domingo, 16 diciembre 2018
10:03
, última actualización
Deportes

En busca de la exquisitez

PREVIA. El Sevilla visita San Mamés con la intención de ganar y ponerse líder de la Liga tras el pinchazo del Barça ante el Celta.

el 01 nov 2014 / 21:27 h.

Entrenamiento del Sevilla en la Ciudad Deportiva. Foto: Inma Flores Entrenamiento del Sevilla en la Ciudad Deportiva. Foto: Inma Flores Seis meses después, el Sevilla se presenta en San Mamés con otros bríos, dispuesto a que la película, y no sólo la de mañana, sino la de toda la Liga, sea distinta a la del curso pasado. De hecho, el conjunto de Emery puede ponerse líder de la Liga si vence mañana al Athletic, no lo hace desde la campaña 2006-07, cuando luchó por el campeonato hasta la última jornada. A finales de marzo, en mitad de las semifinales de la Europa League, el cuadro andaluz acudió a Bilbao enrachado y amenazando al Athletic con consumar una remontada histórica de más de una decena de puntos y arrebatarle el cuarto puesto. Hace seis meses sucumbió ante el poderío de los de Valverde, en mitad de rotaciones que llevaron a Rakitic al banquillo. El Sevilla, entonces, reconoció una superioridad rojiblanca que mañana está en entredicho. Esta vez es el Athletic el que ha empezado horrible y es el Sevilla quien marcha incluso mejor que los vascos hace un año. Tanto, que los de Unai Emery han firmado el mejor arranque de su historia y pisarán el césped de San Mamés llenos de ambición. Dice el manual del sevillista, habitual sospechoso de su propio equipo, que mañana se dan muchos ingredientes para un tropiezo en Bilbao. Es más, ese mismo manual alertaba de que el batacazo se iba a producir ante el Villarreal, ante la posibilidad de colocarse segundo pero empatado con el líder Barça. Sólo unos cinco minutos finales milagrosos impidieron que el presagio del sevillista sospechoso se hiciera una vez más realidad. Pero, ¿y mañana qué? Aquí hay que pararse en Unai Emery. El técnico sevillista es consciente de que el arriesgado sistema del 4-4-2 (realmente un 4-2-4) sacado ante el Villarreal sería un suicidio en San Mamés. A buen seguro variará al tradicional y rentable 4-2-3-1. También sabe el entrenador vasco que hablar de liderato, del mejor arranque histórico, de luchas utópicas por la Liga y del mal momento del Athletic puede distraer a su tropa de la realidad. Y por ahí empieza el batacazo. Dice Unai que ganar en Bilbao requiere la exquisitez. Hasta la fecha, pese al excelente rendimiento del equipo, en los partidos ante rivales de gama alta ha habido muchas sombras. Desde la impotencia en la final de Cardiff ante el Real Madrid hasta el batacazo sonoro en el Vicente Calderón, pasando por las tremendas dificultades ante el Valencia y el Villarreal. Visto el panorama, tiene razón Emery: al Sevilla le hará falta mañana su mejor versión. Recupera para la causa Unai a Vitolo, pieza básica en sus esquemas, pese a que el canario no haya empezado con buen pie el curso. Se olvida para esta cita el técnico de Reyes, una vez más. No parece el partido indicado para el fútbol actual del utrerano, cuyo ritmo sería engullido en San Mamés. Igual ocurre con Cristóforo, recién salido de siete meses en la enfermería. Sí extraña que también se haya quedado fuera Fernando Navarro. Todo hace indicar que Bacca jugará arriba en punta, escoltado por Denis y la pareja Mbia-Krychowiak en la medular. Valverde recupera a Gurpegi y mantiene la duda de Muniain (con problemas esta semana) para volver a torpedear al Sevilla. Posibles onces:  Athletic: Iraizoz, Balenziaga, Laporte, Etxeita, Iraola, De Marcos, Mikel Rico, Iturraspe, Susaeta, Muniain y Aduriz. Sevilla FC: Beto, Coke, Pareja, Carriço, Tremoulinas, Aleix Vidal, Mbia, Denis, Krichowiak, Vitolo y Bacca.

  • 1