martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Deportes

En busca de soluciones al galimatías de la Copa del Rey

El 1 de mayo, nueva posible fecha para la disputa de la final, aún sin confirmar.

el 09 mar 2010 / 20:44 h.

Jesús Navas arropado por los sevillistas.

La Comisión Ejecutiva del Sevilla, formada por el presidente, José María del Nido, el vicepresidente José María Cruz, el subdirector general deportivo, Monchi, y el subdirector general de gestión y organización, Manuel Vizcaíno, se reunirá en los próximos días con la misión de estudiar las diferentes posibilidades que plantea la Real Federación Española de Fútbol para la fecha de la disputa de la final de la Copa del Rey. Este sudoku en el que ha convertido la RFEF la elección de la fecha y la sede del partido más importante del fútbol nacional aún no tiene solución, entre otras cosas por el calendario torticero elaborado por el máximo organismo del balompié español.

Así las cosas, y una vez que la FIFA ha expresado su disconformidad con la fecha inicialmente designada, el 26 de mayo, empiezan a surgir opciones que tanto la RFEF como los finalistas, el Sevilla y el Atlético, tendrán que valorar seriamente. La primera opción, digna continuidad chapucera del galimatías que ha formado el organismo presidido por Ángel María Villar, es la no opción. O lo que es lo mismo, esperar a que el Sevilla o el Atlético caigan en una de las competiciones europeas que disputan –Liga de Campeones y Liga Europa, respectivamente– y la solución venga dada. Si cae el Sevilla, surge la posibilidad del 23 de mayo, pero nunca en el Bernabéu, que el día anterior acoge la final de la Liga de Campeones. Si cae el Atlético, el abanico se abre por el 12 de mayo, día previsto para la final de la Liga Europa. En cualquier caso, esta opción no es bien vista por la UEFA, que pretende que en la fecha de las finales de sus competiciones no se dispute ninguna otra.

Pero si tanto el Sevilla como el Atlético pasan sus respectivas eliminatorias de octavos de final, la RFEF se verá obligada a buscar soluciones sin tocar esas referidas fechas, ya que esperar a una eliminación en cuartos significaría aplazar la elección de la sede y la fecha al 8 de abril, tras los cuartos de ambos torneos, con poco margen de reacción.Por ello, se vería obligado a manejar opciones sin recurrir a las fechas de las finales europeas. Y de ahí surgen otras opciones algo más rocambolescas. Como por ejemplo, el 1 de mayo. Ese sábado corresponde a una jornada liguera, jornada en la que precisamente se enfrentan el Sevilla y el Atlético en el Sánchez Pizjuán. La RFEF ha meditado aplazar ese encuentro y disputar en su lugar la final de la Copa. Ese fin de semana el Real Madrid juega en casa (Bernabéu), pero no el Valencia, una de las sedes con más posibilidades. La Cartuja sería otra de las opciones que no presentaría problema alguno.

La otra posibilidad sería disputar la final el 15 de mayo, sábado. También ese fin de semana corresponde a una jornada de Liga, que podría ser adelantada –al miércoles 12, si ningún equipo español llega a la final de la Liga Europa– o retrasada al 19 de mayo, salvo el posible finalista de la Liga de Campeones.

En otros cálculos cabe el mismo 19 de mayo, tres días antes de la final de la Liga de Campeones. En este caso, todo dependería de la evolución del Sevilla en la competición. Eso sí, nunca podría ser en el Bernabéu, que vivirá los preparativos de la final de la Champions League.

LA SEDE, EL OTRO PROBLEMA. Dependiendo de la fecha también se podrá saber, igualmente, si el Bernabéu está disponible o no para la final, pero la gran alternativa es Mestalla, en Valencia. La Cartuja aparece como la tercera opción en discordia.

  • 1