jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

En busca del potencial joven

Los Príncipes presentan en Sevilla una fundación de apoyo a la juventud.

el 12 feb 2010 / 15:34 h.

TAGS:

Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, en el Alcázar de Sevilla.
El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, les dio un "cálida bienvenida". Pero los Príncipes de Asturias se encontraron sin embargo mucho frío y una fina lluvia -y muy poca expectación en la calle- cuando ayer entraron en el salón del Almirante del Real Alcázar para presidir la presentación en Andalucía de la Fundación Príncipe de Girona, una entidad que nace con un compromiso de apoyo social y educativo a los más jóvenes.

Y aunque había pocos jóvenes en una sala repleta de autoridades políticas -la presidenta del Parlamento de Andalucía, Fuensanta Coves; el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler; el portavoz del PP en el Ayuntamiento, Juan Ignacio Zoido, y el presidente del PP-A, Javier Arenas- y de personajes destacados de la sociedad andaluza, como la duquesa de Alba y el actor malagueño Pablo Pineda, candidato al Goya por su papel en Yo también -que era el invitado que bajaba la media de edad-, las nuevas generaciones fueron las protagonistas de todos los discursos. El primero, el del alcalde, que definió a Sevilla como "sinónimo de diálogo y sensibilidad con quien más lo necesita"; el segundo, el del presidente de la fundación, Antonio Esteve, que agradeció a los patronos andaluces su ayuda -la Fundación Focus Abengoa y el Grupo Osborne-, y el tercero, el del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que identificó los objetivos de la fundación con los necesarios "para la buena marcha de la sociedad".

Antes de Griñán, el profesor de Derecho y Sociología y miembro del Consejo Asesor de la fundación Emilio Lamo de Espinosa reflexionó sobre la necesidad de reforzar el papel de la sociedad civil y dentro de ella, el de los jóvenes: "La juventud es el futuro, lo que refuerza nuestra responsabilidad. Lo que hagamos con ella, ella hará con nuestro legado. Puede despilfarrar la herencia o aprovecharla para progresar", afirmó.

Muy en la línea del sociólogo, el Príncipe de Asturias -y de Girona, de ahí el nombre de la fundación-, abogó en su discurso "por que la formación y preparación de nuestros jóvenes goce de un marco estable, sostenido en el tiempo y adecuado a los requerimientos de un entorno económico globalizado y cada vez más competitivo".

Don Felipe apostó por estimular a la juventud -"debemos ayudar a los jóvenes a poner en valor el inmenso potencial de cualidades que atesoran", dijo- e hizo hincapié en que, si bien la juventud "no puede permanecer inactiva frente a su propio destino, tampoco se puede exigir ilusión y motivación si no somos capaces de ofrecerles las condiciones necesarias para que puedan planificar y desarrollar sus vidas con confianza y seguridad".

El príncipe Felipe incidió también en que "hoy más que nunca" es necesaria "una sociedad civil que sea capaz de movilizar a los ciudadanos en la búsqueda del beneficio común". "Debemos escuchar a los jóvenes y contar con ellos, conocer sus inquietudes, compartir sus ilusiones y encauzar sus aspiraciones", señaló don Felipe, "algo a lo que contribuye la Fundación Príncipe de Girona".

Los objetivos fundamentales de la institución, que cuenta con el respaldo de 60 patronos, son la atención a las personas a lo largo de su ciclo vital, sobre todo cuando pasan de la "identidad asignada a la escogida".


  • 1