Local

"En Eindhoven vi el mundo a mis pies y hay que ver lo pequeño que es el mundo"

el 28 jun 2011 / 22:30 h.

TAGS:

Del Nido posa junto a una estatua del Papa. (Javier Cuesta)

 “El fútbol da poder pero a mí el dinero y el poder me importan un pimiento si hablamos del Sevilla FC”. Así de contundente se expresaba José María del Nido acerca de los beneficios de ocupar uno de los cargos más relevantes de la sociedad civil sevillana, que valoró exclusivamente en términos de sentimiento, de privilegio, aunque también manifestó que precisamente esa trascendencia de su figura ha jugado en su contra en el proceso judicial que tiene abierto por el llamado Caso Minutas.

De las consecuencias que sobre el club se hayan podido detraer de esa situación compleja también habló ayer abiertamente el dirigente sevillista. “Mi padre es el socio número 11 del Sevilla FC, yo soy el 192 y mi bisabuelo fue uno de los fundadores del club en 1905, mis hijos se afiliaron antes de ser bautizados. A mi hija, con tres meses de gestación, con una ecografía, la afilié con nombre de varón y de hembra. Eso es sentimiento. Cuando yo levanté la primera Copa de la Uefa en Eindhoven en 2006 me creí el dueño del mundo, vi el mundo a mis pies, y dije, hay que ver lo chico que es el mundo”, bromeó Del Nido.

“Eso es –continuó– una satisfacción tan grande que se me ponen los vellos de punta cuando lo cuento todavía. Imagínate cuando tuve el trofeo en las manos. El poder me es indiferente y no me blinda de nada. Fíjate si no me blinda que un fiscal me ha pedido 30 años de cárcel”, dijo. Aseguró que en en el momento en que fue imputado “ inmediatamente puse mi cargo de presidente a disposición del consejo de administración del club, que por unanimidad rechazó mi dimisión”. El abogado está convencido de que habrá sentencia absolutoria tras 15 meses de juicio, en los que ha tratado de evitar que sus problemas personales afecten al club.

  • 1