miércoles, 24 abril 2019
21:20
, última actualización
Local

"En el taxi no tienes defensa"

El sector pide la creación de una emisora única que le dote de seguridad después que tres conductores fueran atracados y otro sufriera una paliza en sólo dos meses

el 13 oct 2009 / 20:21 h.

TAGS:

Carmen fue atracada estando embarazada

"En el taxi no tienes defensa, tu defensa es tu cuerpo", reflexiona Carmen, la taxista embarazada de cinco meses a la que atracaron a punta de pistola, le robaron el coche y la dejaron tirada en un camino junto a Aznalcóllar el mes pasado. "El que me atracó era novato, porque no me explico cómo no me quitó el coche, porque era más fuerte que yo", admite Clemencia, otra taxista que acabó saliéndose de la carretera en la pasarela de Camas después de forcejear con un hombre que quiso llevarse su vehículo el martes de la semana pasada. En menos de dos meses, el sector ha registrado tres atracos y una paliza a un conductor, lo que vuelve a poner sobre la mesa el traido y llevado problema de la inseguridad en el taxi.

Carmen y Clemencia tienen una forma de trabajar y una experiencia en el sector muy distintas, pero coinciden en dos cosas: en que tuvieron suerte de que no les ocurriera algo peor al ser asaltadas y en que sólo una emisora que controle los movimientos de los taxis podría haberlas ayudado en esa tesitura.

Carmen, de 35 años, lleva cuatro con taxi propio heredado de su padre. Es una conductora prudente: no trabaja de noche ni sube a nadie si no lo ve claro. Nunca había tenido un incidente como el que vivió cuando, tras llevar a un hombre de aspecto pulcro y conversación agradable a Aznalcóllar, a pleno día, éste le pidió que se desviara por un camino y de pronto le puso una pistola en el cuello. "Me giré y no me lo creía". Le pidió que se bajara del coche sin coger nada, pero ella logró ocultar un móvil para llamar al 112 cuando el atracador se fue. La Guardia Civil lo arrestó y a ella le devolvió casi todo, menos unas gafas, otro móvil y su tranquilidad. "Cuando peor lo pasé fue al salir, porque me apuntó con el arma. No intenté ni hablarle, sólo quería que se fuera sin hacerme nada".

Carmen no tiene mampara -"en verano impide que el aire acondicionado llegue atrás"- ni trabaja con emisora. Pero sospecha que nada lae habría ayudado salvo "una emisora pública, con cobertura fuera de Sevilla", que localizase la situación del coche pulsando el botón del pánico, un dispositivo que puede ocultarse en cualquier recoveco y que alerta a la Policía sin emitir ningún sonido que lo delate.

Clemencia tiene 26 años y es asalariada en un taxi hace sólo tres meses. Sale de noche si le toca y coge "a todo el mundo, y más ahora, porque el que me atracó tenía buena pinta: no te puedes fiar de las apariencias". El suceso le cogió tan de sorpresa que pensó que era broma. Sobre las diez de la noche, un hombre le pidió en Plaza de Armas que lo llevara a Camas por la pasarela peatonal, y aunque se negó porque no está abierta a la circulación, él insistió en que iba tarde a trabajar y le hizo el favor. De repente le dijo que le diera el coche. Se lo tomó a guasa, pero se giró y vio que la amenazaba con una herramienta. Forcejearon en marcha y acabaron saliéndose del camino; el joven huyó campo a través tras coger al vuelo un billete de 50 euros de la guantera. A ella se le vino el mundo encima cuando salió y vio que el taxi se había quedado al filo de un barranco. El atracador no ha sido detenido. "La mampara no me hubiera servido porque él iba de copiloto. El botón del pánico habría ayudado a que me localizaran, pero me habría atracado igual", valora.

Hace dos meses, un joven le dio a otro taxista un puñetazo que le desprendió la retina para robarle 80 euros. A principios de mes, en la zona de marcha del Paseo de las Delicias, otro conductor recibió una paliza de tres jóvenes -uno fue arrestado- a los que les dijo que no podían subirse hasta que terminaran de comerse los bocadillos. El secretario de la asociación Solidaridad del Taxi, Miguel Ángel Vázquez, insistía ayer en que no valen medias tintas: hay que poner todas las mamparas y recibir las charlas de autodefensa que les dará mañana la Policía, pero también instalar una emisora única para tener los taxis localizados. "Pero hace cinco años que murió Amador -un taxista asesinado por dos atracadores- y el Ayuntamiento sigue sin mover ficha". Movilidad anunció tras las elecciones de 2007 su intención de crear una emisora pública en el mandato 2007-2011, pero aún no ha dado ningún paso para crearla.

  • 1