Cultura

«En España se nos llena la boca diciendo que somos un país musical, pero es falso»

El grupo gallego Siniestro Total actúa esta noche en la sevillana sala Custom con un repertorio integrado por sus éxitos más recordados y también con temas de sus álbumes más recientes.

el 03 abr 2014 / 23:15 h.

TAGS:

Julián Hernández, de Siniestro Total, sigue escribiendo su historia tras toda una vida dedicada a la música. Julián Hernández, de Siniestro Total, sigue escribiendo su historia tras toda una vida dedicada a la música. «Un concierto que cambiará el rumbo de la cultura occidental, con una iluminación cósmica, altísimo nivel intelectual y una presencia física arrolladora». Esto es lo que prometen, ni más ni menos, los gallegos Siniestro Total para su regreso a la capital hispalense. La cita será esta noche en la sala Custom (Metalurgia, 25) y en ella se desgranarán temas clásicos del grupo junto a otros más recientes, pues los de Julián Hernández nunca han parado de tocar y grabar en estos años. ¿Siguen los fieles ahí? El propio músico reflexiona sobre ello: «La gente en España abandona la música al llegar a cierta edad. Parece un consumo de jóvenes que, cuando se casan, se apartan de todo. Son fieles en espíritu, pero no en la práctica, como los católicos, que no va ninguno a misa. Menos mal que el relevo garantiza la base social de los grupos», comenta. También se muestra crítico Hernández con la actitud hacia la música de nuestro país: «Aquí se nos llena la boca diciendo que somos un país muy musical, y es falso. Que el flamenco sea el paradigma de nuestra cultura autóctona con repercusión mundial no quiere decir que apoyemos la música», explica. «Como asignatura, ha sido siempre una maría en Primaria y Secundaria, y ahora va a dejar de serlo sencillamente porque va a desaparecer. La cultura anglosajona tiene otra consideración, nosotros vivimos el mismo apocalipsis que en cualquier lado, pero agravado por las circunstancias políticas y económicas. La puntilla ha sido lo del IVA y la Ley de propiedad intelectual, que dejará a España fuera de un circuito internacional donde debería estar». Desde la actitud punk de sus comienzos, Siniestro Total han tratado de no estancarse en ningún estilo, tocando incluso el blues. Pero ante la duda de si se ha adocenado la música española, responden sin dudar: «Bueno, hace poco estaba viendo a Pony Bravo y, además de ser musicalmente muy buenos, hablan de lo que quieren, ¿eh? El punk, además de una forma de hacer música, lo es también de hacer y entender las cosas. No se trata solo de sonar como los Sex Pistols. ¿No podría haber sido Frank Zappa un ídolo punk, ajustándolo unos años? A veces lo más punk puede venir por el formato: una canción a lo José Luis Perales donde digas “eres un hijo de puta” posee un mecanismo que funciona. Nosotros hemos sido un grupo sin género definido y nos permitimos sorprender de muchas maneras». Sea como fuere, la rabia y la rebeldía siguen alentando un proyecto que ya ha cumplido casi 35 años, y no muestra la menor intención de abandonar el pie del cañón: «El cabreo es, en efecto, un buen motor», reconoce Hernández. «A veces nos han salido canciones más bestias, pero pretendimos no ser monotemáticos: si solo nos dedicáramos a una línea, nos aburriríamos. Por ejemplo, cuando llegó el punk a España, una parte importante y radical del género consistía en atacar a la mili. Eso ya lo sé, pensaba yo, cuéntame algo más. Con un sistema operativo como el humor, el sarcasmo, la ironía, puedes hablar de muchos temas sin que te metan en la cárcel. Ahí hemos tenido siempre los modelos de Brassens en Francia, o de Javier Krahe en España, que son muy hábiles en eso. Ya te digo, no se trata solo de cantar God save the queen», apostilla. Con unos minutos más para comentar el revuelo provocado a raíz de una canción de Shakira interpretada en catalán, Hernández agrega: «Las disputas en cuestiones idiomáticas siempre nos han parecido una solemne tontería. A nosotros algunas veces nos salían las canciones en galego, pero somos niños de ciudad y el galego es más propio del ámbito rural. Si lo piensas, siempre hubo cantantes italianos que también grababan sus éxitos en italiano o en francés. ¡Hasta los Beatles grabaron en alemán! No creo que haya que planteárselo tanto, si cabe bien la letra, adelante.»

  • 1