Economía

«En esta coyuntura sólo sobreviven las firmas con estructura financiera sólida»

Con más de cinco décadas de historia, Transportes J. L. Pantoja, de la que es consejero delegado, se ha erigido como una empresa de referencia del sector en Andalucía. En épocas de crisis, mantiene facturación gracias a su apuesta por la distribución a domicilio. Foto: Javier Díaz.

el 15 sep 2009 / 18:04 h.

Con más de cinco décadas de historia, Transportes J. L. Pantoja, de la que es consejero delegado, se ha erigido como una empresa de referencia del sector en Andalucía. En épocas de crisis, mantiene facturación gracias a su apuesta por la distribución a domicilio.

-¿Cómo funciona Transportes Pantoja?

-Tiene tres áreas de negocio. La primera es el transporte internacional por carretera, el negocio histórico de la empresa. La segunda es la referida a la distribución de combustibles y la tercera, a logística y distribución, especializada en la entrega a domicilio. Precisamente es en esta última donde se están centrando los planes de expansión de la empresa.

-¿Con qué empresas trabajan en este área?

-Las principales son Ikea y Lo Mónaco y existen otros proyectos en estudio. Fundamentalmente, trabajamos en el sector del mueble y sus complementos.

-¿Cómo va la experiencia de Transportes Pantoja con Ikea?

-Nos ha ayudado mucho a diversificar la actividad, porque la distribución a domicilio no está tan sujeta a la subida del precio de los combustibles, como sucede con otras divisiones.

-¿Cómo se traduce la compañía en cifras?

-En total, facturaremos en 2008 lo mismo que el pasado año, unos 31 millones de euros. La pata de negocio que más aporta es la de transporte internacional, que factura unos 16 millones al año, la distribución de combustibles un total de seis y la rama de logística, nueve millones. En esta última facturamos 6 millones el pasado año, por lo que el negocio ha crecido un 50% en un año.

-¿Y cuáles son las previsiones para el próximo año?

-Tenemos pensado seguir creciendo en la parte de logística y distribución otro 50%. Este apartado, aunque también se ve afectado por la crisis, no lo hace de la misma manera que otros, como el de transporte internacional, que es donde más ha bajado el negocio.

-¿Cuáles son las causas?

-Se debe a dos, principalmente. Por un lado, a la disminución de la actividad comercial internacional, sobre todo de productos relacionados con la construcción. Las importaciones han caído mucho. En cualquier caso, en el segundo semestre se ha notado un descenso considerable de mercancías en más sectores. Por otro, está la reestructuración del negocio debido a la propia crisis del sector del transporte provocada a su vez por el incremento del precio del combustible, que viene de 2007, pero sobre todo este año.

-¿Esto qué provoca?

-Cuando cae la demanda, los precios tienden a bajar, pero sin embargo los costes a nosotros nos siguen subiendo por el alza del petróleo. De hecho, el precio de venta del servicio no ha variado en nada desde el año pasado, para poder ser competitivos.

-¿Cuánto debería bajar el combustible para que no fuera tan dura la coyuntura?

-El precio hasta justo después de la huelga de junio se incrementó un 20%. La bajada actual está en un 16%, pero debería de ser un 30%, situándonos a niveles de precios de 2007.

-¿Qué ha supuesto la huelga de transportes para su firma?

-Desde el principio estuve en contra, porque los problemas del sector son estructurales y se tienen que afrontar de otra manera. A la vista están los resultados. A nosotros nos costó 200.000 euros esa semana. Fue muy dañina.

-¿Cómo está la competencia?

-Está mal. No puedo hablar por los demás, pero el hecho de que suban tanto los costes está repercutiendo negativamente en todo el sector.

-¿Quiénes sobreviven en una coyuntura como la actual?

-Subsisten aquellas empresas que cuentan con una estructura financiera sólida que son capaces de afrontar momentos de crisis.

-¿Tiene algo que ver con la dimensión que tenga?

-No tiene por qué. A veces incluso ser más grande puede crearte problemas en momentos como el actual.

-¿No ha notado un descenso de los pedidos de los clientes de la firma sueca?

-No, porque en épocas de crisis es precisamente cuando triunfan los productos más competitivos. Los muebles de Ikea tienen una buena relación calidad precio y buen servicio, por lo que se ha notado un descenso mínimo. Trabajamos con la empresa desde que abrió en Sevilla, y también en Murcia y Málaga.

-¿Cuál es su posición en Andalucía dentro del sector?

-Somos la tercera empresa de Andalucía de transporte internacional por carretera y la primera en Sevilla por facturación. No transportamos ni productos perecederos ni líquidos.

-¿Está notando un repunte en la morosidad?

-No lo estamos notando porque seleccionamos mucho a la gente con la que trabajamos. No lo hacemos con empresas que no tengan informes financieros positivos.

-¿Maneja planes de expansión internacional?

-No y algunos que había en marcha se han congelado por la crisis. En estos momentos estamos en Lyon y Budapest. En cualquier caso, nuestro área de trabajo es toda Europa.

-¿Cómo se distribuye su flota de camiones?

-Hasta principios de 2008, todos los vehículos eran nuestros, aunque en el mes de enero empezamos a plantearnos la sustitución de camiones propios por autónomos. El objetivo es que éstos constituyan el 50%. Hemos tenido que recortar flota y personal por la crisis.

  • 1