Local

En fútbol, el divorcio es un mal negocio

Lo peor que puede pasar en una sociedad futbolística es el divorcio entre el equipo y los aficionados. Cuando en la grada comienzan los pitos y los nervios atan a los futbolistas en el juego casi siempre, por no decir siempre, vienen los resultados negativos. En el Betis...

el 16 sep 2009 / 02:17 h.

Lo peor que puede pasar en una sociedad futbolística es el divorcio entre el equipo y los aficionados. Cuando en la grada comienzan los pitos y los nervios atan a los futbolistas en el juego casi siempre, por no decir siempre, vienen los resultados negativos. En el Betis el primer conflicto de la pareja ha aparecido y antes de que se llegue al divorcio hay que buscar una inmediata solución.

En la vida hay veces que se presenta el tren y el vagón de la oportunidad. Al Betis le llega en Bilbao. Sí, en Bilbao y ante un Athlétic cuajado de no habituales con el equipo salvado y con todos con la mente puesta en la final del día 13 en Valencia ante el FC Barcelona. Esta oportunidad hay que aprovecharla por dos motivos fundamentales. El primero, la salvación y el segundo, presentarse de nuevo en casa evitando que no haya divorcio de quien en las buenas y muchísimas en las malas no le falló al equipo: la afición. Eviten ese divorcio a toda costa y los futbolistas piensen que hay que ganar en Bilbao.

  • 1