miércoles, 19 diciembre 2018
08:22
, última actualización
Cultura

«En Hollywood los puntapiés los dan sobre todo los españoles»

El director de cine sevillano Julián Lara, conocido por sus cintas repletas de zombies y desparrame, ha regresado de Los Ángeles con la maleta cargada de experiencia y un libro bajo el brazo que ahora presenta, 'Welcome to Hollywood'.

el 08 mar 2015 / 14:00 h.

TAGS:

bin_34161423_con_16791385 El director de cine Julián Lara.

Parecía fácil no tomar demasiado en serio a Julián Lara. Sus cortometrajes con zombies y su carácter deslenguado le escoraban hacia el lado más militante del frikismo. Pero he aquí que el sevillano se fue a Hollywood para formarse como director de cine._Se graduó con todos los honores, filmó un cortometraje profesional (sí, con muertos vivientes) y ahora, mientras da forma a un proyecto televisivo, ha sacado tiempo para publicar Welcome to Hollywood (Dolmen), un libro que han arropado los realizadores Álex de la Iglesia y Santiago Segura. Y, efectivamente, en el que Lara no deja títere con cabeza.

—¿Es una historia de éxitos o una dura constatación de la realidad: lo difícil que es triunfar en el cine aquí y también allí?

—Es una mezcla, tanto de éxitos personales como profesionales, así como una muestra real de lo cruda que es la vida allí, pero precisamente me costó decidirme a escribir el libro porque si lo hacía no podía contar sólo las aventuras, las cosas divertidas o positivas, pues para que fuera un libro completo y «legal», tendría que contar el lado oscuro, feo y triste, esas desventuras que se mencionan en la portada.

—¿Por qué regresó?

—Pues evidentemente porque la cosa no salió todo lo bien que merecía y llegó un momento en el que me quemé. Aunque siendo realistas, yo planifiqué mi viaje para estudiar en Los Ángeles durante un año, pero al final, como mi vida personal se torció, pues me quedé dos años más, un total de tres, por tanto, no me fue tan mal.

—¿Hay que estar muy cuerdo para no perder la cabeza en una ciudad como Los Ángeles?

—Por supuesto, es una ciudad muy loca, llena de contrastes y extremos. Es un estilo de vida muy distinto al que estamos acostumbrados en España, entonces hay que tener la cabeza muy bien amueblada.

—Fue para formarte como director. Ahora la pregunta es obvia. ¿Cuál es su siguiente paso?

—Me formé como director, efectivamente, por tanto, como regresé de Los Ángeles hace poco y me dediqué a escribir Welcome to Hollywood, ahora mi siguiente paso es demostrar en España lo que aprendí en EEUU. Aunque en realidad ya lo demostré con mi cortometraje Till Death Do Us Part, pero al ser un corto no tiene la misma difusión que una película estrenada en cines.

—¿En algún momento, durante su estancia, pensó que lo había conseguido?

—Sin ninguna duda, yo me fui a estudiar y me gradué con matrícula de honor, el primero de mi promoción, y sin perderme ni una fiesta. Así que los dos años siguientes fueron como un regalo inesperado en los que aproveché para crecer profesional y personalmente.

—¿Hay más puntapiés de los que imaginamos en Hollywood y su entorno?

—Hay muchos, sobre todo porque en Hollywood hay mucho cabrón suelto, en su gran mayoría españoles, así que ya te puedes imaginar, tienes que lidiar con un entorno hostil en el extranjero y a la misma vez con tus paisanos convenidos, engreídos y desagradecidos.

—Le aprecia la mayoría de su gremio, pero unos pocos, no. ¿En quién ha despertado tanto recelo?

—Me quiere la gente que me conoce y los que sin conocerme se hacen una idea aproximada de cómo soy, en definitiva, una persona que lucha por sus sueños. Los que me odian o sienten ese recelo como dice no tienen otra explicación que la envidia, simplemente por un motivo, porque lo que yo hago lo puede hacer cualquiera, pero hace falta valor, y eso es lo que no tienen los resentidos, cuya única salida es la envidia, ante la imposibilidad de echarle morro a la vida y cumplir sus sueños, porque cumplir los sueños no es fácil ni rápido y puede llegar a ser muy muy duro.

—¿En qué proyectos se haya inmerso en este momento?

—Estoy trabajando con una productora de Madrid en un proyecto de serie de televisión basado en los personajes de mis primeras películas y cortometrajes, los Deadhunter, a quienes les tengo mucho cariño, así que ¿quién sabe? A lo mejor este año comienzo mi aventura televisiva, creo que sería la mejor manera de dar a conocer la profesionalidad que adquirí en Los Ángeles, a través de la televisión.

  • 1