jueves, 13 diciembre 2018
16:08
, última actualización
Cultura

«En la España de hoy la cultura es como un pañuelo de usar y tirar»

Protagonista absoluta de las funciones ‘Desmontando a Isabel’ que este fin de semana presenta el Teatro Duque en el marco del Festival de Artes Escénicas (feSt), la actriz ofrece una mirada de cerca a la popular y controvertida Isabel la Católica.

el 16 ene 2015 / 16:00 h.

TAGS:

La actriz Mari Paz Sayago encarna a la reina Isabel la Católica este fin de semana en el Teatro Duque-La Imperdible, dentro del feSt. / El Correo La actriz Mari Paz Sayago encarna a la reina Isabel la Católica este fin de semana en el Teatro Duque-La Imperdible, dentro del feSt. / El Correo

De un tiempo a esta parte, la figura de Isabel la Católica parece inagotable. El Festival de Artes Escénicas de Sevilla (feSt) ha contado este año también en su nómina con la regia monarca programando Desmontando a Isabel (en el Teatro Duque, hoy y mañana a las 21.00 horas, domingo, a las 20.00 horas, 13 euros), un montaje de la compañía granadina Histrión Teatro que defiende la actriz Mari Paz Sayago. En la función, el público acompañará a la reina a lo largo de un día del verano de 1504. Isabel I de Castilla acaba de tener la disputa definitiva con su hija Juana, pero su dolor como madre no va a hacer que flaquee su rigor como reina.

—Si la televisión lleva meses armando a Isabel, ¿por qué han querido ustedes desarmarla en su función? —El título es una excusa para abrir una puerta, no solo a la parte histórica, también al lado más humano del personaje. Queremos de alguna manera desmontar la imagen que se puede tener de Isabel, la reina más conocida e influyente de nuestra historia. Bucear en su biografía era muy atrayente.

—¿Cómo se encierra a un personaje tan amplio en los márgenes de una representación de pequeño formato? —Tenemos, como punto de partida, un texto magnífico. Y la música, la música... es maravillosa, mueve a la emoción. No nos interesaba tanto la gesta histórica de la monarca como su humanidad, tan llena de luces y sombras. Me he interesado por distintas biografías de las que he podido recuperar muchas pistas de su personalidad, aunque yo creo que sus actos son clave para definir su carácter, sus hechos hablan por sí mismos.

—¿Fue difícil dar con el tono de la obra, no dejándose llevar por el sinfín de falsos datos que la historia ha ido legando sobre Isabel? —El texto de Luis Felipe Blasco Vilches utiliza datos de la historia real para construir la nuestra propia, y otros inventados para hacer más interesante la dramaturgia. Me parece un recurso válido, que ayuda a mantener la tensión en el espectador que se enfrenta a esta teatralización de la vida de la monarca.

—A nivel actoral, ¿qué dificultad principal entraña encarnar, en la soledad del escenario, a Isabel? —Nunca he estado sola en un escenario. Ese, de por sí, ya es un enorme reto. Pero que encarne además a un personaje histórico tan conocido, del que todo el mundo tiene su propia imagen, supone una gran dificultad añadida.

—Esta obra es de pequeño formato. ¿Esto puede ser una devoción o una exigencia en tiempos de crisis? —Ambas cosas. Este tipo de obras pequeñas se han venido representando en Andalucía desde hace 30 años. Adoro mi profesión y no le hago ascos a ningún reto, pero hoy día el teatro pequeño es también una inercia, en un momento en el que hay muchísimo menos apoyo institucional. Muchos actores de este país estamos sobreviviendo trabajando como podemos en un medio tan machacado como el teatro. Así que, al menos, entre los pocos placeres que me quedan está el de emplearme a fondo en cada personaje que abordo.

—Usted que también ha trabajado en cine, como recientemente en Carmina y amén, ¿se toma en serio la etiqueta cine andaluz? —Digamos que soy escéptica.Desde que me dedico a esto se han creado y destruido muchos proyectos importantes, como el Centro Andaluz de Teatro, que llegó a ser una referencia. Hoy por hoy, la cultura es como los kleenex, los vemos relucir, los usamos y los tiramos. Aquí hay gente y capacidades de sobra, la cantera es enorme, pero a todo esto hay que darle salida. Y esto no lo veo tan claro.

—Alterna Desmontando a Isabel con El Buscón, de Teatro Clásico de Sevilla, y el rodaje de la serie de Antena 3 Allí abajo. ¿Cómo compagina proyectos tan diferentes unos de otros? —Mantenerse haciendo una única cosa es un lujo. Si se quiere llegar a fin de mes, hay que moverse. Y eso hago. Estar constantemente involucrándome en proyectos, proponiendo cosas.

  • 1