Local

«En la Gavidia podría ir una zona verde porque en el centro hacen falta»

Entrevista a Celia Castro, secretaria de Descentrados, una asociación que pretende sacar la cultura del centro de las ciudades rehabilitando espacios abandonados en los barrios.

el 12 abr 2014 / 22:45 h.

TAGS:

Celia Castro, en el Mercado Cruzcampo. / J.M.Paisano Celia Castro, en el Mercado Cruzcampo. / J.M.Paisano El objetivo de Descentrados en llevar la cultura a otros barrios y rehabilitar espacios abandonados a los que dotar de nuevos usos. ¿Qué opinión le merece el preacuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y Altadis para recuperar para la ciudad la antigua Tabacalera? No la conozco en profundidad como tampoco cuáles son las necesidades que tiene el barrio. Esa es nuestra bandera: son los vecinos los que tienen que decir qué usos darían a esos espacios abandonados que hay por toda la ciudad. En el caso de Altadis, las preguntas serían: ¿de qué carece Los Remedios?, ¿qué le hace falta?   ¿Y le hace falta a Los Remedios hoteles y centros comerciales? Es lo que menos necesita la ciudad. Ya hay muchos. Desde fuera, no veo sentido a esta propuesta. Los hoteles no los disfrutamos los sevillanos, y en relación a más centros comerciales en Los Remedios, en este barrio ya tienen calles comerciales señeras, como Asunción.   Curioso que este tipo de usos solo se planteen en espacios abandonados ubicados en el centro... Es donde hay más intereses económicos. La periferia para hoteles y centros comerciales interesa menos. Al Ayuntamiento este tipo de recalificaciones le viene bien porque se quita un problema de encima.   Y ya que hablamos de espacios en desuso, de Altadis podemos saltar al corazón de Sevilla, a la plaza de la Gavidia, con la antigua comisaría abandonada. ¿Qué debería hacerse allí? ¿Se justifica un uso cultural cuando se concentran en este espacio los grandes espacios culturales de la ciudad como el Bellas Artes? No soy vecina del centro, pero allí hay mucha iniciativa cultural. Los vecinos son los que tendrían que hablar. Lo que echo en falta son zonas verdes, un sitio donde los niños puedan jugar, donde sentarse a leer... Hacen falta otras cosas. Invertir dinero público en un centro cultural que después se quede sin uso tampoco tendría ningún sentido. El centro necesita otras cosas.   Han mencionado ya en varias ocasiones que deben ser los vecinos los que señalen qué hacer con los edificios abandonados. Había, hasta que llegó el PP al Ayuntamiento, un mecanismo como los presupuestos participativos con el que se buscaba precisamente eso, pero en la práctica no terminó de cuajar. Hay que seguir teniendo vehículos de participación como los presupuestos participativos, pero también es verdad que estos mecanismos necesitan recorrido, tiempo. A lo mejor no se trata de presupuestos participativos, pero sí de otros mecanismos. La gente no está acostumbrada a que se la escuche. Nosotros lo hemos visto con el Mercado Cruzcampo.   ¿En qué consiste la propuesta de Descentrados para el Mercado Cruzcampo, situado en la barriada Huertas de Santa Teresa? Hace dos años, empezamos a trabajar en este espacio. Con actividades de participación conseguimos que los vecinos se acercaran al edificio. En dichas actividades íbamos recogiendo sus peticiones y ahora las hemos aunado en una propuesta con tres usos: cultural, comercial (mantener un mercado) y para acciones que organicen los vecinos, como talleres. Apostamos por un centro autogestionado, aunque el control del mismo seguiría siendo público.   ¿Existen experiencias similares en otros lugares de España? En otras ciudades funcionan bien, como es el caso del mercado de San Fernando en Madrid. Se trata de una experiencia en la que se mantiene el uso tradicional de mercado pero adaptándose a los nuevos tiempos en los que vivimos.   ¿Y las propuestas vecinales están aquilatadas? ¿Son factibles? Hay que escuchar a los vecinos, pero debe estar presente la voz técnica para que el edificio no se desperdicie. En la ciudad funciona todo muy por separado. Al final surge la pregunta de ¿y esto quién lo ha pedido? Se hace necesario trabajar más en equipo.   ¿Por qué no se rehabilita más? ¿Es más caro que construir desde cero? Pues la verdad es que no lo sé. En algunos casos, es posible que la rehabilitación sea más cara pero hay edificios en los que la operación es rentable. En Sevilla, como en el resto de España, se ha impuesto lo nuevo: construir por construir.   ¿Cuáles son los nuevos proyectos de Descentrados? Pues la verdad es que no tenemos en mente nuevos proyectos. Sí nos hemos puesto en contacto con otros grupos tanto de Sevilla como de fuera de la ciudad para iniciar colaboraciones futuras.   ¿Es Sevilla una ciudad cultural? Sí y no. Depende claramente de por dónde te mueves. Vivir de la cultura es realmente difícil pero, pese a todo, hay mucho movimiento. De Sevilla siempre se ve lo tradicional. No hay que rechazarla, por supuesto, pero hay que visibilizar, dar espacio, a la otra cultura.

  • 1