Local

En las cláusulas no hay IVA

Estamos entre todos colaborando a la ceremonia de la confusión cuando hablamos de las cláusulas de rescisión de los futbolistas. Cuando José María del Nido dice que pide por un jugador (por ejemplo Keita) 14 millones de euros más IVA...

el 15 sep 2009 / 05:31 h.

Estamos entre todos colaborando a la ceremonia de la confusión cuando hablamos de las cláusulas de rescisión de los futbolistas. Cuando José María del Nido dice que pide por un jugador (por ejemplo Keita) 14 millones de euros más IVA no es porque la compra de la libertad de forma unilateral lleve acarreado ese impuesto, es que al final, casi siempre, se adopta la forma de un traspaso, porque fiscalmente casi nunca le conviene a las partes que componen el posible negocio. Lo que sí lleva IVA es un traspaso, que por concepto es lo opuesto a ejercer la famosa cláusula, porque en el traspaso hay acuerdo y en la otra fórmula no. Volvamos al caso de Keita para aclarar con números en la mano la operación. Si Barcelona y Sevilla se ponen de acuerdo (traspaso) pues se cifra la operación en una cantidad y se le suma el IVA que se llevará el fisco. Si es Keita el que va a la LFP con un cheque para pagar la cláusula, en el organismo futbolero deja esos 14 millones, pero ante Hacienda tiene que pagar el IRPF de esa cantidad, porque se entiende que esos millones se los ha pagado alguien (el Barcelona en este caso) y como todos los pagos a trabajadores lleva su correspondiente impuesto, que es mucho más alto que el IVA (16%). Es decir, que si Keita y el Barcelona optan por rescindir unilateralmente de forma escrupulosa, la operación se pone en más de 20 millones de euros, mientras que en un traspaso se queda en poco más de 16. Pero para el que vende, normalmente, tambien le conviene la fórmula del traspaso, porque puede fraccionar el cobro, que en fútbol muchas veces es conveniente, para evitar pagar (otra vez los impuestos) por beneficios y compensar las cantidades cobradas con posibles pérdidas que se suelen acumular en una práctica empresarial tan sui generis como es el fútbol. Pero no hay que perder de vista un tema. Cuando un equipo de verdad quiere retener a un jugador, si de verdad no quiere venderlo, el sistema de pago de cláusulas, porque termina siendo mucho más caro que el traspaso, echa para atrás al posible comprador y por tanto es un arma para el club que desea retener al futbolista.

n El enfado con Rafael Sobis. El brasileño está dando demasiadas pistas de que su paso por el Betis está tocando a su fin. No sólo no ha rendido al nivel que se esperaba de un jugador que es internacional con Brasil y que costó un dinero muy importante en el actual Betis, sino que cada vez se aleja más de la dinámica del grupo. No gustó a nadie su actitud en el pasado funeral de Eusebio Ríos, donde hizo saber a todo el que lo quiso escuchar que no entendía por qué tenía que estar allí. Bien haría Lopera en empezar a escuchar las ofertas que dice que tiene por él, porque además si Paco Chaparro es el entrenador el año que viene, el trianero va a avalar esa salida, ya que entiende que con lo que se pueda sacar por Sobis podría contratar a un jugador que rinda más en este Betis.

n Aquel juvenil del Valencia. Achille Emana, un internacional camerunés que juega en el Toulouse francés, seguido por el Real Betis durante toda esta pasada temporada, tiene ahora un valor en el mercado que ronda los siete u ocho millones de euros, porque además de aportar trabajo a destajo también suma algunos goles en sus llegadas. Pues resulta que este futbolista, muy del agrado de los técnicos del Betis, estuvo jugando en los escalafones inferiores del Valencia cuando comenzaba el siglo XXI. Con el Valencia quedó campeón de Copa juvenil, pero no se confió en su fútbol y se le dio salida a Francia. Joaquín Parra, uno de los ayudantes de Momparlet en la dirección deportiva bética, ha seguido al jugador y ha emitido informes muy favorables, incluso Chaparro no es de los futbolistas que le desagradan de cuantos se han seguido, pero aquí el problema es el dinero, porque Emana ya no es aquel juvenil del Valencia, es un jugador cotizado.

  • 1