Local

En libertad con cargos a los tres familiares acusados de amenazar a un médico

Los tres miembros de una misma familia que fueron detenidos como presuntos responsables de un delito de amenazas graves a un médico en un consultorio de la Seguridad Social de la barriada de Palmete han sido puestos en libertad con cargos después de tomarles declaración.

el 16 sep 2009 / 07:26 h.

TAGS:

Los tres miembros de una misma familia -padre y dos hijos- que fueron detenidos como presuntos responsables de un delito de amenazas graves después de amenazar a un médico que ejercía su actividad profesional en un consultorio de la Seguridad Social situado en la barriada de Palmete por no recetar un tranquilizante, fueron puestos en libertad con cargos después de tomarles declaración.

Según informó la Policía Nacional a Europa Press, los tres detenidos, Rafael G.M., de 55 años y sin antecedentes; Juan J.G., de 24 años y con dos detenciones anteriores por robo con violencia y atentado a agente de la Autoridad e Iván G.F., de 20 años y sin antecedentes, fueron puestos el mismo día de su detención en libertad con cargos.

Así, los hechos se produjeron el pasado 16 de julio cuando el facultativo prestaba servicio en su centro de trabajo, un consultorio médico de la Seguridad Social situado en la calle Honestidad de la Barriada de Palmete, la capital hispalense.

Sobre las 14,40 horas, mientras la víctima se esperaba en una de las sala a la espera de pacientes, irrumpieron en el centro dos jóvenes exigiendo al facultativo que les recetara con urgencia un fuerte tranquilizante, argumentando que era para su madre que se encontraba mal en casa.

Ante la sospecha de que el fármaco requerido era para uno de los jóvenes que presentaba un fuerte estado de ansiedad, el médico se negó a prescribir la medicación, comenzando a amenazar con agredirle físicamente si no accedía a tal petición. Finalmente, al no lograr sus propósitos los dos individuos abandonaron el centro profiriendo todo tipo de amenazas e insultos, anunciándole que lo esperarían para matarlo al término de su jornada laboral.

Poco después de ocurrir los hechos, el padre de los dos jóvenes se dirigió al consultorio y comenzó a amenazar nuevamente al facultativo, intimidándolo verbalmente con atentar con su vida si denunciaba a sus hijos y si estos tenían problemas por su culpa.

  • 1