miércoles, 24 abril 2019
18:37
, última actualización
Local

En libertad con cargos el socio del policía detenido en una operación antidroga

El policía quedó ayer en libertad con cargos y su socio ha sido liberado hoy, tras prestar declaración policial. El  jefe del agente fue imputado por Asuntos Internos y quedó libre sin ir al juzgado.

el 25 nov 2009 / 08:57 h.

TAGS:

La Policía ha puesto en libertad al socio del policía detenido en una operación antidroga tras prestar declaración en jefatura asistido por letrados. Los investigadores le imputan un delito contra la salud pública, aunque no ha sido puesto a disposición judicial.

Después del robo de 150 kilos de cocaína de la Jefatura, y de que un policía local fuera detenido en una operación antidroga, una nueva investigación en el seno de la Policía ha puesto en el punto de mira a tres personas: dos agentes de la Udyco y el socio de uno de ellos. El agente de la Policía Nacional Sergio O., detenido el martes por la unidad de Asuntos Internos de Sevilla por su presunta vinculación con narcotraficantes, fue puesto ayer en libertad aunque imputado por un delito contra la salud pública y otro de cohecho tras declarar durante una hora en el Juzgado de Instrucción 11, donde le esperaban algunos compañeros, de paisano, que amenazaron a los periodistas. La juez no le impuso medidas cautelares, ni tampoco fianza. Su socio también fue arrestado y hoy pasará a disposición judicial, tras declarar ayer en la Jefatura.

El agente, que llegó hace un año al Grupo VII de la Udyco, dedicado a la lucha contra el pequeño tráfico de drogas, estaba siendo investigado por Asuntos Internos desde hacía dos años, pero el detonante del arresto fue que su nombre apareció en las escuchas realizadas a varios narcos que introdujeron droga en Sevilla desde Cádiz. Se detuvo a 11 personas, entre ellas un policía local sevillano, y se incautaron 1.500 kilos de hachís. Según fuentes del caso, algunos miembros de esta red eran amigos suyos de la infancia "y en un momento dado le llamaron para pedirle ayuda", lo que llevó a generar sospechas, aunque su defensa asegura que no llegó a prestarla. Por eso fue imputado por otro juzgado.

Posteriormente, en una operación coordinada por un juzgado de Ayamonte, fue detenido su socio con una elevada cantidad de anabolizantes y kilo y medio de hachís que, al analizarlo, resultó ser del mismo tipo que el alijo de más de 11.000 kilos incautado por la Policía Nacional en Sevilla Este en enero, el mayor de la historia. En la operación se decomisó más droga -algunas fuentes hablan de mil kilos-, también con la misma composición de este alijo.

¿Cómo llegó la droga a Huelva? Puede ser que fuese una parte del alijo que nunca llegara a ser intervenida por la Policía. Ésa es precisamente la versión de la defensa del agente, que sostiene que la Policía no pudo localizar 9.000 kilos de esta partida, que siguieron circulando por el mercado negro. Otra opción es que el alijo fuera robado, aunque estuvo custodiado en dos camiones con las puertas cerradas y bloqueadas, al estar los vehículos pegados puerta contra puerta; en un patio con vigilancia policial constante por parte de varios agentes, y con cámaras. Además, tampoco hay denuncia del robo, según fuentes del caso. La última opción es que con ese alijo se pagaran favores, pero la juez no hizo ninguna pregunta en ese sentido.

Los investigadores también sospecharon del agente por su elevado tren de vida, porque fue de testigo en un juicio a favor de un narcotraficante en Portugal, y porque tenía anabolizantes que, según su defensa, son legales y se venden en centros comerciales. También está acusado de quedarse con ropa procedente de incautaciones policiales, por lo que se le atribuye cohecho.

Por otro lado, también fue interrogado por sus compañeros de Asuntos Internos su jefe, el responsable del Grupo VII, que prestó declaración el martes como imputado por la Policía y asistido de letrado, como encargado último de la custodia de la droga, aunque no llegó a ser arrestado ni llevado ante la juez.

Este caso ha puesto en tela de juicio a toda la unidad, a la que se le han intervenido hasta los ordenadores, lo que en la práctica la deja desmantelada.

Su defensa anuncia una querella. La defensa del agente defendió ayer su inocencia y dijo que los hechos que se le imputan no tienen sustento. Para el letrado la implicación del agente responde más a “una revancha” porque tanto él como su jefe colaboraron con Asuntos Internos Centrales en la investigación para aclarar el robo de 150 kilos de cocaína de la Jefatura.

La defensa incluso afirmó ayer que fue preguntado por las mismas cuestiones sobre las que ya le ha interrogado otro juez y que hacen referencia a una causa distinta a ésta, en la que fue imputado, y que ya ha declarado varias veces en sede judicial por este nuevo caso, sin que hasta ahora haya sido imputado. Por ello, el letrado anunció que va a presentar una querella contra Asuntos Internos de Sevilla, “porque son hechos falsos”. Además, negó que la mujer no tenga trabajo, pues “es maestra con unos ingresos de 3.000 euros” y que lleve un alto nivel de vida, pues el Tuareg que tiene lo compró de segunda mano en Alemania por 18.000 euros, de los que 14.000 los pagó al vender un turismo que tenía.


  • 1