Jóvenes al día

«En los periódicos sobran despachos y corbatas y faltan historias»

Carmen Rengel / Es periodista de vocación. Echó los dientes en ElCorreo de Andalucía y, tras abandonar el periódico por las cosas de la crisis, cumplió su sueño: ser corresponsal en Israel. Tiene 3.250 seguidores en la red

el 23 may 2014 / 09:00 h.

H aber escrito 24.300 tuits debería equivaler a alguna especie de doctorado canalla. Añádase a su licenciatura en Pedagogía y a su máster en Dirección y Gestión de RRHH. Puro optimismo. Todo tesón. Y las ideas, claritas. ¿Qué cambiarías de Twitter? No soy buena tecnóloga, para mí está perfecto, aunque me gustaba más el viejo modelo. Quitaría a los trolls que molestan e insultan. ¿Qué cambiarías de España? Su espíritu cainita. La desmemoria. El desprecio demasiado extendido por la cultura y la historia. Pero que no pierda su solidaridad. ¿Qué cambiarías de Sevilla? No es bueno el exceso de ombliguismo. A veces, la falta de ambición. Lo decía Lorca: «Sevilla, ponte en pie, para no ahogarte en el río». ¿Qué cambiarías de ti misma? La pereza. ¿Y de los periódicos? La ausencia de historias de la gente que hace el mundo. Sobran despachos y corbatas. Sobran declaraciones. Faltan hechos. Y vida. ¿Qué cambiarías de esta entrevista? La extensión de las respuestas. Escribiendo y hablando me enrollo como una persiana. Es una de mis señas de identidad!!! ¿Qué no dirías jamás en las redes sociales? Nada íntimo o personal. Una cosa es hablar de tus gustos literarios y otra contar tus relaciones. Me abruma hasta poner fotos de familia. ¿Cuál ha sido, que recuerdes, tu mejor tuit? En el que grité temprano, con una hora de adelanto respecto a España, que Espinosa y Vilanova estaban libres. ¿Y el último con el que te reíste a carcajadas? Cualquiera de @SenoritaPuri. Sigo pocas cuentas humorísticas, porque Twitter lo empleo para trabajar. Ella me hace reír. ¿A qué te dedicas cuando no tuiteas? Soy un gato de la suerte chino. Llamo a puertas para que alguien me compre las historias de Israel y Palestina. Paseo. Converso. Aprendo. jJPyO0fK_400x400Y cuando tuiteas, ¿a qué te dedicas? Busco noticias de mi zona, leo a periodistas de referencia, expongo lo que me interesa, sigo en contacto con mi ciudad. Con café al lado. Cosas que no soportas de la vida. El dolor. El fanatismo. Las desigualdades. La injusticia. La falsedad. La frivolidad. El egoísmo. El machismo. La ceguera voluntaria. Un puñetazo que habría que dar sobre la mesa. Somos la primera generación que puede acabar con el hambre. Parece que los que más pueden no se han enterado aún. A golpear. ¿Cómo quitarse uno de las redes sociales? Sí. La clave, creo, es no convertirlas en tu único medio de relación con tus amigos o en tu manera exclusiva de conectar con la actualidad. ¿Cómo empezar? Tomando algo con quien queremos y hace mucho que no vemos. Esperando que llegue en una terracita, con un periódico. ¿Quién da más? ¿Qué no debería decirse nunca en un tuit? Ni en un tuit ni nunca: una mentira, una injuria, un insulto. Para lo demás, viva la libertad. ¿Qué no debe decirse nunca a la cara? Si hay confianza, cualquier cosa se puede decir. Y maneras. Otra cosa es lo que cuesta... ¿Con quién te enfadas más? En este momento de mi vida, con los políticos israelíes y palestinos y norteamericanos y europeos que no dan paz a dos pueblos que sufren. Tu refrán preferido. «No hay que cazar conejos para valientes». Herencia de madre y abuela. ¿Qué hacemos con el Gobierno? No nos dejan cambiarlo, así que hay que combatirlo. La marea blanca me parece un digno ejemplo. ¿Qué hacemos con el planeta? Cuidarlo hasta el extremo. Si queremos que un siglo de estos haya otros como nosotros que puedan respirar. ¿Con qué sueñas? Con que la bondad que saca la gente en situaciones extremas venza. No es pose. Demasiado bueno dentro para que lo sepulte el odio. Te enfadan muchísimo... La cara buena seguida de la puñalada trapera. La imagen canalla de la prensa. Salir de casa sin un libro. Madrugar. Te enamora... Mis sobrinos. El periodismo palpitante. La fotografía. Sherlock y Watson. Los mosqueteros. Tintín y Corto Maltés. Jerusalén. ¿Qué te hace libre? La entrega de mi marido a mis sueños. El periodismo. ME GUSTA: Aprender...  de otras culturas y hallar en la diversidad las respuestas. Relajarme y dejar de mirar de reojo al diferente. La diferente soy yo. El compañerismo... en zona de conflicto. La corriente de hermandad entre gente concentrada en el mismo espacio doloroso. Amigos eternos. Poder decir que trabajo en lo que me apasiona, aunque apenas llegue a fin de mes. Las redes sociales... que nunca pensé usar y que hoy me traen a los míos. Hasta el entrañable grupo de WhatsApp ‘Familia Correo’. COMPARTIR: Sosismo. Soy bastante sosa en las redes sociales. Comparto noticias, el trabajo de otros colegas, un libro, una película. Bastante común. Pongo especial empeño en la zona que me ocupa. Para explicarla mejor hemos lanzado un blog, que es http://cuadernosdeorientemedio.com/. Lo hago con colegas de Jerusalén. Recelos. Nunca pensé que herramientas de las que recelé tanto me iban a regalar tantas emociones. Quizá porque no dejan de tener la palabra como base. COMENTARIO: Las audiencias y la movilización    Me gustaría que los picos de audiencia se los llevasen los 14.000 muertos de Siria y cuatro millones de refugiados. Terrible desidia occidental. Asusta la falta de movilización social. Que sea la tristeza el motor. El exceso de individualismo nos tiene paralizados y sin ideas.

  • 1