Local

«En México hay una gran falta de respeto hacia la mujer»

Poniatowska presenta el libro sobre Leonora Carrington que le valió el Biblioteca Breve.

el 11 mar 2011 / 21:19 h.

TAGS:

Elena Poniatowska lleva a la narrativa las peripecias de Leonora Carrington.

Leonora (Seix Barral), la novela que le valió a la escritora mexicana Elena Poniatowska el premio Biblioteca Breve en su última edición, acaba de llegar a las librerías para mayor gloria de su protagonista, Leonora Carrington. Una mujer de carne y hueso que iba para rica heredera y se convirtió en pintora de vanguardia, fue compañera de Max Ernst y se codeó con la flor y la nata de la intelectualidad parisina antes de saltar a Nueva York y afincarse en México, donde vive actualmente.

Todas estas peripecias están en la novela de Poniatowska (París, 1932), que cree ejemplar para todas las mujeres del mundo "la voluntad de Leonora de creer en sí misma, la lucha por dar aquello que creía que tenía que dar, sin dejarse vencer por las circunstancias", explica.

Por otro lado, Poniatowska cuenta que ha podido hacer llegar el libro a algunos parientes y personas cercanas a la Carrington, pero está convencida de que a la artista "no le interesa nada de lo que se escribe sobre ella. En México le han dado muchos premios, le han tributado homenajes, pero todo eso le parece una tortura. Como fuma un cigarro tras otro, estar una hora en una tarima o en un estrado oyendo hablar de Max Ernst y sin poder fumar es una lata".

Aunque Leonora no deja de ser una recreación novelada de esta vida apasionante, la fuente que ha usado la autora es, además de una ingente documentación, el testimonio de la propia Carrington, amiga de Salvador Dalí, Marcel Duchamp, Joan Miró, André Breton o Pablo Picasso, que enloqueció y fue internada cuando Ernst fue enviado a un campo de concentración. "Ahora siento que, a sus 90 y pico años, le pesa la soledad", comenta la escritora. "La llamo para que vayamos a ver árboles, o para ir al cine, y dice siempre: ‘paso'. Tiene miedo a que le arrebaten su bolsa. Lo que sí le gusta mucho es el pastel de chocolate y, a veces, también un tequilita", comenta Poniatowska. "Siento una enorme amistad por ella, y un enorme amor por ella. Este libro no es suficiente, es sólo el principio: se deberían hacer biografías más completas de ella".

Por otra parte, Poniatowska, a la sazón periodista y autora de libros como La noche de Tlatelolco -premio Xavier Villaurrutia-, La piel del cielo -premio Alfaguara- o El tren pasa primero -premio Rómulo Gallegos-, explica la situación dramática que viven miles de mujeres en su país en estos términos: "En la frontera con Estados Unidos, en el norte del país, hay gente que intenta huir buscando mejor vida, maquiladoras a las que encomiendan trabajos de microchips gracias a que tienen las manos finas. Estas mujeres son asesinadas, y sus cuerpos arrojados al desierto. y el gobernador dice: ‘Es que ellas van a bailar, no van precisamente a misa, se ponen minifalda... Muchas muchachas violadas no quieren denunciar, temen que le digan que ella se lo buscó. En México hay una gran falta de respeto hacia la mujer", agrega.

¿La solución para impedir que estos crímenes sistemáticos se sigan produciendo? "Que las mujeres se unan", asevera la escritora. "Que se hagan fuertes a través de la unión, y que empiecen a defender sus derechos".

Cuando se le pregunta si ella también ha sufrido algún tipo de discriminación como periodista y novelista, Poniatowska opina que "ahora me respetan por viejita, porque ya me toca", pero no duda en señalar que las letras no son ajenas al machismo de su país. "Recuerdo que cuando Laura Esquivel triunfó con Como agua para el chocolate, estaban furiosos con ella, la odiaban con toda su alma. ‘¡Para triunfar hay que ser una pinche vieja!', decían. Tampoco en el boom hubo una sola mujer. Y no olvidemos que la primera poeta de América Latina fue mujer: sor Juana Inés de la Cruz".

  • 1