Deportes

En Resurrección, con Gordillo y en Primera

El contundente 0-3 del Mini Estadi, conjugado con el empate del Celta, aleja dudas: desde Barcelona, el Betis regresa en Primera y sin escalas. A siete partidos de la meta, nueve puntos sobre el Celta, con el favor-contra casi en el bolsillo, dictan que sólo un Apocalipsis podría impedir el retorno del Betis.

el 24 abr 2011 / 19:44 h.

En la retransmisión del Barça-Osasuna, el sábado, las cámaras se recrearon no sólo en Shakira y Piqué; también hubo planos sostenidos sobre una figura carismática que parecía volver a su lugar natural: era Rafael Gordillo Vázquez, sentado en el palco (La ‘Llotja’) del Camp Nou, en su condición de presidente del Real Betis Balompié. Gordillo volvía a pisar la ‘Llotja’ del Camp Nou como embajador plenipotenciario de la nación verdiblanca… menos de 24 horas antes de que en el segundo recinto azulgrana, el Mini Estadi, el Betis lacrara su pasaporte de regreso a Primera ante 11.390 espectadores, muchos de esa nacionalidad verdiblanca, tanto o más potente que la susodicha nacionalidad catalana. Como mínimo, igual. Y más, allí, Barcelona, donde Rafael Gordillo jugó algunos de sus mejores partidos con el escudo de las trece barras.

Y en el Mini Estadi, el Betis, los compañeros de nacionalidad verdiblanca, festejaron junto a Gordillo lo que va a ser un nuevo retorno, a Primera, sin escalas, y esta vez… sin Emana, situación que abonará alguna controversia: justo al borde del descanso, la pegada de Rubén Castro y Jorge Molina fracturaba el alma del MiniBarça, el mejor equipo de la segunda vuelta en la Liga Adelante… hasta que llegó el mejor de la categoría y la temporada, el Real Betis Balompié que patronea ‘ese tal’ Gordillo Vázquez, 54 años ya, de vuelta de casi todo…

Convertido el Mini Estadi en planeta y territorio bético, Iriney apuntilló el 0-3 y compulsó el billete de retorno, en compañía del Rayo, que también se lo merece mucho. El Celta apenas tiene quien le escriba. Elche y Granada se le echan encima. En plena Resurrección verdiblanca en Barcelona, con Gordillo doblando palco en Camp Nou y Mini Estadi sólo faltaba el paseillo de Curro Romero por el coso del Baratillo. Pero, aunque Romero ya maneje casi 78 años y sólo temple verónicas con la mente, aún nos queda cierto aire faraónico de Resurrección: el Betis vuelve a Primera.

  • 1