Economía

En septiembre como en mayo

En el olivar esperan a la lluvia de septiembre como al agua de mayo. Un tópico típico de la agricultura pero que en este caso permitiría hablar de salvar parte de la campaña. Si no llueve bastante en las próximas semanas, el rendimiento del cultivo podría reducirse en un 20%. A pesar de todo, Sevilla volverá a ser líder en producción de aceituna de mesa. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 12:11 h.

En el olivar esperan a la lluvia de septiembre como al agua de mayo. Un tópico típico de la agricultura pero que en este caso permitiría hablar de salvar parte de la campaña. Si no llueve bastante en las próximas semanas, el rendimiento del cultivo podría reducirse en un 20%. A pesar de todo, Sevilla volverá a ser líder en producción de aceituna de mesa.

Las previsiones metereológicas prevén posibilidad de lluvias para los próximos días en Sevilla y Andalucía. Unas precipitaciones que vendrían muy bien para aliviar a la cosecha de aceituna de mesa que, aunque ya se sabe que será inferior a la del pasado año, todavía podría reducirse en 112.000 toneladas si el tiempo no acompaña. Un 20% menos.

La sectorial de la aceituna de mesa de Asaja (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores) estima que en el periodo de verdeo que ahora se inicia está previsto recoger unas 512.000 toneladas de aceitunas.

En el transcurso de la XXVI Jornada de Aceituna de Mesa, el técnico de la asociación, José Vázquez, indicó que "la cosecha va a experimentar un retroceso, que si llueve abundantemente en las próximas semanas puede ser de tan sólo un 8%, con lo que la cosecha final se aproximaría a las 512.000 toneladas, 44.000 toneladas menos de las que se recolectaron la pasada campaña, en la que se alcanzó la cifra de 556.000".

En caso contrario, precisó, "si las lluvias no acompañan, la merma de cosecha será aún mayor, y estas previsiones iniciales se pueden ver reducidas, con lo que la producción final sería de poco más de 408.000 toneladas".

De todas las variedades, a excepción de la cacereña, se prevé un descenso de producción. La bajada más acusada la experimentará la de clase gordal, que va a ver mermada su producción en un 40%. De esta variedad, que se produce casi exclusivamente en la provincia de Sevilla, se espera recolectar 21.000 toneladas, frente a las 35.000 de la anterior campaña. De la variedad manzanilla, en principio se prevé recoger 180.000 toneladas, 8.000 menos que la pasada campaña.

No obstante, ésta es una de las variedades más sensibles a la falta de lluvia y está, por tanto, sujeta a más oscilaciones. De la variedad hojiblanca se espera recolectar 191.000 toneladas, un 22% menos que la pasada campaña, en la que se recolectaron 245.000.

Mientras que de las variedades extremeñas, tan sólo reducirá levemente su producción la carrasqueña, que pasará de las 45.000 toneladas de la pasada campaña a las 40.000 que se espera en la presente, mientras que la variedad cacereña será la única que experimente un incremento de producción, al pasar de las 19.000 toneladas recolectadas en 2007 a las 60.000 para este año.

Mercado internacional . Por otra parte, las zonas productoras de Estados Unidos también van a ver reducida su producción, al pasar de las 85.000 toneladas de la pasada campaña a las 65.000 de la presente, mientras que en Argentina, principal competidor de España en Estados Unidos, la climatología ha mermado la producción en un 40%, al pasar de las 90.000 toneladas de la pasada campaña a las 50.000 de la actual.

En esta situación, y para satisfacer sus necesidades de consumo interior, que están en torno a las 232.000 toneladas, el país norteamericano va a necesitar incrementar sus importaciones y España será el principal abastecedor.

Con estas previsiones de mercado y si persiste la falta de lluvias, los precios de la aceituna deberían ir al alza, hasta situarse sobre los 0,70 euros el kilo, aunque en estos primeros días se han hecho ya operaciones a 0,60 euros con precio abierto, lo que constituye el precio suelo en una campaña con costes tan altos como la actual. La bajada del precio del petróleo, fundamental para favorecer los intercambios comerciales, y la revalorización del dólar frente al euro, permiten que la producción se abarate frente a la de terceros países.

Respecto a la variedad gordal, se han cerrado ya operaciones a 1,3 euros por kilo y, ante la escasa cosecha de esta variedad, los precios de venta en origen apuntan al alza.

  • 1