Local

"En todas las oficinas hay un enchufado y algún pelota"

el 04 dic 2012 / 10:28 h.

TAGS:

–¿Cuáles son sus expectativas sobre esta nueva serie?
–Estoy muy deseosa de que funcione, de que la gente se lo pase bien y de que podamos hacer más capítulos. La gente tiene ganas de ver algo nuevo, fresco y divertido, y Fenómenos lo da.
–¿Cómo es su personaje?
–Yo soy Victoria Reyes, una exsegunda dama de honor de Miss España que toda su vida ha sido una mujer florero y una mantenida. Su amante es el dueño de la emisora, ella la hereda y se encuentra con que de repente es la jefa y tiene que ejercer como tal. Pero ella nunca ha trabajado. De ahí el humor de este personaje: quiere mandar y no llega, es bastante torpe.
–Por Fenómenos desfila una galería de frustrados, de segundones.
–Cada personaje es bastante extremo, rozando lo friki: hay uno que cree haber sido abducido por los extraterrestres, una lesbiana sindicalista, un becario de 59 años, el pelota, la pija enchufada... Hay un poco de todo. En todas las oficinas hay algún enchufado, algún cretino o algún pelota.
–¿La redacción de esa emisora es una metáfora de nuestra sociedad?
–Sí, y esa es la excusa, coger un entorno que sea bastante cercano a la gente. Todo lo que allí sucede se puede trasladar a la vida misma, a cualquier trabajo o a cualquier oficina.
–¿Cómo ha sido el rodaje?
–Ha sido duro y divertido. Hemos pasado muchas horas en un plató muertos de calor. Lo bueno es que no hemos trabajado con decorados de televisión, si no que se ha recreado realmente una redacción de verdad, así que no tienes la sensación de estar entre cuatro paredes de madera. Ha habido mucha conexión entre todos y lo hemos pasado muy bien. Todo está basado en la comedia y es divertido recrear situaciones disparatadas.
–¿Hay más acción que en otras comedias?
–Hay aventura y acción en todos los capítulos, acción que viene dada por el rodaje en exteriores. Eso te permite respirar un poquito.
–¿Cómo ha sido el rodaje con Nacho García Velilla?
–Con Nacho ya había trabajado bastante, en Gominolas, Que se mueran los feos y No le llames amor, llámalo X. Ya conocía su manera de trabajar, el código en el que él se mueve. Es un director muy exigente y gracias a eso salen unos resultados tan buenos. Tiene muy claro lo que quiere y no para hasta que se lo das. En ocasiones puede ser agotador pero es maravilloso por que puede sacar cosas de ti que, igual tú, por quedarte en la superficie, no lo darías ni lo buscarías. Cuando entiendes su código y no das problemas él lo valora mucho y es fiel a la gente que le gusta.
–¿La comedia da las alegrías que no da la economía?
–La gente tiene ganas de reírse. El otro día en el mercado la gente no paraba de decirme “¡Qué ganas teníamos de que se estrenera tu serie, queremos acostarnos habiendo echado unas risas!”. La gente tiene ganas de alegrarse un poco, ya que está tan duro todo.
–¿Qué tal se encuentra en el género?
–Yo me siento muy cómoda. muchas de las cosas que he hecho en mi carrera son comedia. No es un género fácil, hay que tener un ritmo para que funcione el gag.
–¿Cuáles son sus planes inmediatos y futuros?
–Ahora estoy en el Teatro Cofidis representando una obra que se llama La verdad junto a José María Flotats, María Adánez y Aitor Mazo. Y mi futuro más inmediato es que Fenómenos funcione y terminar de grabar la primera temporada.
–Quizá salga una spin off de Fenómenos como salió Aída y que se llame Victoria.
–¡A mí lo que me gustaría es que Fenómenos durara muchos años! Pero si fuera muy bien, ¿por qué no?

  • 1