Deportes

En Zorrilla, situación límite

El Betis de Chaparro, diezmado por las bajas y acuciado por la necesidad de puntos, visita la gélida Pucela con la misión de dar la vuelta de una vez a la dinámica perdedora que arrastra en la Liga desde hace un par de meses y que, de seguir, puede provocar el cese fulminante del entrenador.

el 15 sep 2009 / 21:20 h.

El Betis de Chaparro, diezmado por las bajas y acuciado por la necesidad de puntos, visita la gélida Pucela con la misión de dar la vuelta de una vez a la dinámica perdedora que arrastra en la Liga desde hace un par de meses y que, de seguir, puede provocar el cese fulminante del entrenador.

Todavía no conocemos, al menos en España, al técnico que sea capaz de aguantar en el puesto pese a perder y perder, y el punto sobre 18 posibles logrado por el Betis en las seis últimas jornadas ha puesto a Paco Chaparro en una situación límite justo ahora que finaliza la primera vuelta.

Así que el partido de esta tarde en Zorrilla tiene una trascendencia especial para el futuro inmediato del Betis, que, con 18 puntos en su casillero tras 18 jornadas, está firmando unos números horribles que si -de momento- no son de descenso es gracias al horrible bagaje de Osasuna, Mallorca y Espanyol, en una temporada en la que los verdiblancos parecían capacitados para aspirar a metas mayores tras los buenos refuerzos llegados en verano.

Pero las lesiones de jugadores clave (Edu y Mark González) y la inocencia mostrada por todo el equipo en las dos áreas (encajando muchos goles evitables y fallando otros cantados) han abocado al Betis a vivir una situación límite ya desde esta misma tarde, pues muy pocos dudan que una nueva derrota acarrearía consecuencias funestas para el entrenador, pese a que la afición está mayoritariamente con él. Dentro del club el apoyo que tiene Chaparro es inversamente proporcional al que públicamente le muestran desde la secretaría técnica, la calle Jabugo (Lopera) y los medios oficiales. Así que...

Pavone y Juanma, mermados. A 19 jugadores se llevó Chaparro para tratar de hacer variar el rumbo de las cosas en Zorrilla. No viajaron el sancionado Emana (máximo goleador del equipo con 7 tantos) ni Monzón, aún con molestias en su rodilla, mientras que Juanma y Pavone viajaron bastante "mermados", en palabras del propio técnico, y no parece estar ninguno de ellos para aguantar el partido completo en las frías tierras pucelanas. El argentino lleva dos días sin ejercitarse por culpa de una inoportuna faringitis, así que Chaparro deberá hacer encaje de bolillos para poder conformar un once con garantías, en el que la vuelta de Capi, tras varias jornadas ausente por una bursitis, se presenta como la principal novedad.

La baja de Emana permitirá a Melli volver a ocupar el eje de la zaga junto a Juanito y adelantar la posición de Arzu y Capi, que jugará en la media punta escoltado por Damiá y Xisco, con Sergio García otra vez arriba. Ricardo en la portería y Nelson y Fernando Vega en los laterales son seguros. Casto, Rivas, Lima, Ilic, Rivera, Diego Segura y Juanma completan la convocatoria de 19.

De capa caída. Si el Betis afronta el partido en su peor momento de la temporada, algo similar le ocurre al Valladolid, que viene de perder sus tres últimos partidos de Liga -ante Numancia, Racing y Sporting- y de ser apeado de la Copa del Rey por el propio Sporting con un gol de valor doble obra de Jorge en el tiempo de descuento que acabó con sus aspiraciones coperas.

El Valladolid, no obstante, es uno de los equipos más fuertes de toda la categoría en su campo, donde ha sumado 19 de los 23 puntos que tiene en el casillero. Sólo el Nou Camp, el Bernabéu y Mestalla se presentan como feudos más inexpugnables que este Nuevo Zorrilla donde el equipo pucelano está haciendo acopio de puntos para mantener con holgura la categoría. Los mismos puntos que le faltan al Betis de Chaparrro, que bajo ningún concepto puede volver a salir derrotado si quiere seguir al mando de la nave verdiblanca y reconducir su errático rumbo.

  • 1